Aislados

642

Una información publicada por nuestro diario el pasado fin de semana señalaba que los funcionarios del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) no pudieron llegar a la comunidad de Chino Cue, de Itakyry, por el pésimo estado de la vía principal. “En días de lluvia, el acceso queda destrozado y los moradores ya no pueden salir”, señalaba la publicación.
Itakyry es una de las poblaciones más antiguas del departamento y es rica en historia, por lo que significaron la explotación de los yerbales por la Industrial Paraguaya. Chino Cue es una de las poblaciones del distrito, caracterizada por su productividad, pero cuyos habitantes todavía sufren la falta de caminos de todo tiempo, por la increíble inutilidad de las autoridades.
Pero el caso de Chino Cue no es el único del departamento, existen otras comunidades laboriosas y con una riqueza en belleza natural e historia, que bien pueden convertirse en atractivos turísticos pero que permanecen olvidados y lentamente se están despoblando. En esas condiciones se encuentran los distritos de Domingo Martínez de Irala, que no tiene ruta pavimentada y que fue excluido por el gobierno de Horacio Cartes y por la administración de Justo Zacarías, para que pueda ser beneficiado con una ruta pavimentada.
En igual situación se encuentra el distrito de Mbaracayú, que por ser administrado por un intendente liberal también fue ignorado y excluido por el gobierno de Cartes y Zacarías, demostrando estas dos autoridades la concepción más cavernaria de la política, al excluir a una población solamente por intereses partidarios.
En estos momentos existe una verdadera ebullición de candidaturas a cargos políticos para ocupar puestos de relevancia en el país. El próximo 22 de abril, la ciudadanía elegirá con sus votos que tipo de país pretende tener durante los próximos 15 años. Si queremos salir del subdesarrollo del aislamiento y la postergación definitivamente se tiene qué ir limpiando la política de los sinvergüenzas, que solamente usa los cargos públicos para enriquecerse y ubicar en puestos públicos a sus familiares. Es impensable que a estas alturas, los niños de distritos alejados no puedan vacunarse solamente porque no hay camino en buenas condiciones. Es inadmisible que compatriotas sigan muriendo porque no encuentran salidas rápidas hacia hospitales y es vergonzoso que trabajadores compatriotas no puedan vender sus productos porque no tienen caminos. Y aún con estas lamentables herencias, todavía tienen la caradurez de seguir apareciendo en público y pedir votos.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp