Bellura

2303

Cada semana, como arte de magia del internet aparece un video, un audio, una frase o una imagen que se vuelve viral y se convierte en el chiste central por unos días, hasta que es reemplazado por otro y así sucesivamente. Esto se ha convertido ya en un círculo viciosos del que participamos toda la sociedad y parece algo inofensivo. Es admirable cómo tomamos con humor hasta las situaciones más dramáticas que se nos pueden presentar.
La semana pasada, por los días santos una niña de unos 8 a 10 años fue protagonista de un material periodístico que promociona sitios turísticos del Alto Paraná. La pequeña resaltó la belleza de la naturaleza y las caídas del Saltos del Monday. En un momento se equivocó, al parecer se le mezclaron las ideas y expresó bellura. Al día siguiente, las redes estaban repletas de videos, frases e imágenes, todos con la imagen de la niña.
A priori parecería una serie de bromas, sin ofensas ni dañinas pero qué pasaría si esa niña fuera tu hija, tu sobrina o hermanita. ¿Te gustaría ingresar a las redes sociales y encontrar un video gracioso con su imagen y cientos de comentarios indicando a otros a sumarse a la burla? ¿Te gustaría que sus fotos te lleguen en todos los grupos de whatsapp? ¿Cómo se habrán sentido las personas de su entorno, con esta experiencia? A lo mejor lo tomaron bien y no pasó a mayores, pero si fue lo contrario, no habrá sido algo muy agradable.
Podemos reírnos de mil cosas, historias dramáticas, difíciles y desagradables, lo que debemos siempre pensar es cómo me sentiría si la o el protagonista de esas burlas en cadena fuera yo o alguien cercano a mí. Antes de dar un reenviar y participar de la cadena, deberíamos pensar un poco.

Por Tereza Fretes Alonso

Comments

Comentarios desde Facebook