Comercio fronterizo requiere de un diálogo bilateral, según analista

713

El docente e investigador universitario, Dr. Aníbal Orué Pozzo, dijo que la crisis comercial en la frontera requiere de un diálogo amplio y honesto de todas las partes involucradas. Afirma que hay un cambio de contexto en las relaciones fronterizas y que hay nuevos vientos en las relaciones bilaterales.

La renegociación del Tratado de Itaipu es una oportunidad para lograr la soberanía energética, según el analista.

Brasil es el segundo socio comercial del Paraguay, después de Estados Unidos. Ambas economías están estrechamente vinculadas mediante actividades productivas como el agronegocio, la maquila y el comercio de triangulación. Antes de analizar el impacto de la crisis brasileña en esta relación económica, cabe preguntar: ¿Cómo se explica la crisis que atraviesa el Brasil?
El Dr. Orué Pozzo plantea observar esta situación no como un fenómeno aislado, sino como parte de un proceso más amplio que afecta al continente latinoamericano. “Si por un lado pueden destituir a un presidente democráticamente electo sin pruebas, a través de un golpe militar o parlamentario como fue el caso de Zelada, en Honduras (2009), de Lugo, en Paraguay (2012) y de Dilma, en Brasil (2016), es indudable que las inestabilidades son provocadas por sectores que no respetan esos procesos y ven como necesario un cambio. Lo que sucede en Brasil y sucedió en otros países de América Latina, es de alguna manera la expresión de un colonialismo que aún pervive en la región a pesar de los procesos de independencia política del siglo XIX. Los sectores hegemónicos oligárquicos no pueden entender y mucho menos aceptar que personas simples o indígenas, asuman el control político de algo que para estos grupos, siempre les perteneció”, afirma el profesor.
Sostiene que la crisis económica y política brasileña afecta directamente la relación económica con nuestro país.
“Las empresas brasileñas, estimuladas por la situación de Paraguay y con el visto bueno del gobierno de Brasil, buscan una salida a esta crisis con la implantación de empresas en territorio paraguayo. Es decir, no existe una sola posibilidad de superación de la crisis; desde los sectores dominantes en Brasil”, señala.
Agrega que la instalación de industrias brasileñas en territorio nacional se relaciona con la crisis del comercio fronterizo. “El comercio se debilita, la gran inversión en maquilas y en el agronegocio aumenta y se fortalece. Y una situación se repite: gran parte de este capital brasileño asociado a maquilas y agronegocio, a semejanza del “comercio de frontera” depositan sus ingresos en bancos de Foz de Yguazú”, manifiesta.
Menciona tres factores que estimulan la migración de las industrias brasileñas: 1) impuestos bajos, 2) costo muy bajo de mano de obra y 3) energía barata y subsidiada. “El hecho de estimular la presencia de industrias extranjeras en Paraguay, desde la difusión de estos tres puntos, es el propio reconocimiento que, como país, no tenemos una propuesta de soberanía ni autonomía económica y financiera. Y en segundo lugar, es reconocer que no interesa como país un desarrollo autónomo en diversos planos”,afirma.

EL COMERCIO DE FRONTERA

La actual preocupación del empresariado de Ciudad del Este es la instalación de los free shops en Foz de Yguazú. Los empresarios presionan al Gobierno para convertir el microcentro de CDE en una zona franca para mejorar la competitividad.
Con relación a este punto, sostiene que existe un cambio en los ejes de acumulacón. Afirma que el comercio de triangulación está en decadencia y se fortalece el agronegocio.
“Estos sectores asociados al capital comercial de la región deben entender que el suelo sobre el cual se asientan sus negocios cambió. De nada sirve solicitar que se eleve nuevamente la cota de compra, que los controles no sean tan duros, que exista un entendimiento amigable, etc. Esto es endémico”, asegura.
Sugiere un diálogo bilateral, entre ambos países y sus distintas fuerzas productivas, entendidas en un sentido amplio (empresarios, trabajadores, autoridades políticas, movimientos sociales, etc.) “Que se sienten y encaren la situación de frente y sin subterfugios”, afirma.

NUEVAS POSIBILIDADES

El docente e investigador paraguayo recuerda que en 2023, Paraguay deberá renegociar totalmente el Tratado de Itaipu. “En pocos años, existe la posibilidad concreta de tener una soberanía energética a través del empleo de la energía generada en Itaipu, sea consumiéndola totalmente – es decir, la energía como palanca para el desarrollo -, o vendiendo parte de ella a un justo precio de mercado, lo que hasta el momento no es posible porque el leonino tratado de 1973 lo prohíbe”, manifiesta. Sin embargo, aclaró que esto dependerá de contar con negociadores paraguayos calificados.
Anuncia nuevos vientos en las relaciones bilaterales. Afirma que es cuestión de que los diversos sectores de ambos países puedan establecer planes y estrategias, para aprovechar los espacios que se abren a través de un diálogo serio.

Perfil del analista

Dr. Aníbal Orué Pozzo.

El Dr. Aníbal Orué Pozzo tiene curso de posdoctorado por el Centro de Estudios Avanzados (CEA), de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. Es docente e investigador universitario, Nivel II PRONII-Conacyt, con investigaciones en el área de fronteras, territorios y cultura paraguaya. Tiene libros publicados sobre historia del periodismo paraguayo, la tierra en Paraguay, sobre género y dictadura. Fue profesor de la Universidad Nacional de Asunción, de la Escuela de Posgrado de la UNE y se desempeña actualmente como docente en la Universidad Federal de la Integración Latinoamericana (UNILA). Fue coordinador del primer centro a nivel de estudios superiores en Paraguay, en el tema de las relaciones bilaterales Paraguay-Brasil, en la Escuela de Posgrado de la UNE.

Comments

Comentarios desde Facebook