Economista afirma que Marito recibe un país más endeudado

1542

En esta entrevista, el investigador y miembro fundador de la Sociedad de Economía Política del Paraguay (SEPPY) Luis Rojas, hace un breve análisis económico y político, del país que el presidente Horacio Cartes deja a su sucesor, Mario Abdo Benítez.

El analista sostiene que Marito al igual que Cartes tendrá una política favorable para el agronegocio.
Luis Rojas Villagra, economista.

-¿Cuál es el país que le deja Cartes a Marito en términos económicos?
Un país muy contradictorio, de muchos contrastes, con una polarización económica y social, un país fracturado. Por un lado un sector económicamente muy fuerte, el de los sojeros, bancarios, agroexportadoras, negocios inmobiliarios, del narcotráfico, un sector muy favorecido por el gobierno de Cartes, muy apoyado. Pero no es un sector mayoritario en términos de población.
El sector mayoritario en términos de población padece falta de trabajo, pobreza, inseguridad, falta de oportunidades, de acceso a vivienda, salud, educación de calidad, es la clase media y baja, población vulnerable que no ha sido prioridad para el gobierno de Cartes. Cartes le deja a Marito un país dividido, polarizado como sociedad.
Cartes heredó un Estado muy debilitado en términos fiscales, con problemas presupuestarios, con impuestos muy bajos, pocos recursos genuinos, baja presión tributaria. Y Marito recibe un Estado sobreendeudado, con un endeudamiento muy acelerado de los últimos años.
Cartes recibió 3 mil millones de dólares de deuda pública y le deja a Marito con 7 mil millones de dólares de deuda. Por lo tanto, el próximo gobierno tendrá que ver los mecanismos para pagar la deuda y eso implicará recortar inversión en programas sociales.
Cartes benefició a los agronegocios y castigó al sector campesino e indígena. No hubo reforma agraria, no hubo política de distribución de tierras, para diversificar la agricultura, para fomentar la agroecología, para la comercialización de los pequeños productores. El campesinado como sector social está en crisis económica, reclamando condonación de deudas. Quienes quedaron fortalecidos son los agroganaderos..
En cuanto a salud y educación, dos sectores claves para el desarrollo social, no han sido prioridad y están debilitados en términos de infraestructura y calidad de servicios, muy deteriorados por la poca prioridad que Cartes les dio.

-¿Qué le espera al Paraguay con el gobierno de Mario Abdo Benítez?
Mario Abdo continuará la línea de Cartes. No es un cambio sustantivo de gobierno. El partido colorado es una totalidad, no es un candidato. No es sólo un presidente, es un grupo que incluye senadores, diputados, gobernadores. Los senadores que mete la ANR son los mismos del periodo anterior: Galaverna, Lilian Samaniego, Óscar González Daher. En diputados la misma cosa. El equipo es el mismo, la política pública no depende solo del Presidente sino también de los parlamentarios y gobernadores. Es el mismo grupo y continuará con lo que el gobierno de Cartes ha hecho.
Seguirán apostando a los agronegocios, a la exportación e inversión extranjera, a los transgénicos, a la deuda pública. Si hay cambio será más maquillaje que cambios de fondo.

-¿Se profundizaría entonces la desigualdad?
Con cada periodo de gobierno, la desigualdad crece. La empresas van aumentando su riqueza, los grupos empresariales son cada vez más fuertes. El grupo Cartes, Riquelme, Favero, son grupos que van expandiendo su territorio, sus propiedades. Aumentan los cinturones de pobreza, porque nada se hace contra ella. La desigualdad se agudizará porque no habrá cambio de política pública.

– El ministro de Industria y Comercio de Cartes dijo que inició una “Revolución industrial” en Paraguay, por el aumento de maquilas. ¿Qué piensas de este régimen?
La maquila es un proceso incompleto de industrialización, muy precario y dependiente del capital internacional, que no genera una industria nacional. Sino que apenas son procesos productivos parciales, para favorecer a la gran industria fundamentalmente del Brasil. Explotar mano de obra barata, energía, los impuestos casi inexistentes del Paraguay para proveer de materia prima o insumos a la industria brasileña o de otros países, que son quienes se benefician con ese régimen para poder exportar. La maquila creció pero no es significativo en términos de empleos. No llega ni al 5 por ciento de empleos del país. Representa el 1 o 2 por ciento del empleo generado a nivel nacional. Es un sector que creció pero no con un impacto grande para disminuir el desempleo.
Son regímenes laborales muy intensos, de mucha presión sobre los trabajadores. De una intensa carga laboral y salarios siempre en torno al mínimo legal. En términos de calidad de vida, no genera una buena calidad de vida para los empleados, quienes trabajan a cambio de salarios bajos.

-Entonces, ¿qué faltaría para enfrentar esta realidad económica?
Con el Gobierno difícilmente cambien las cosas. Pero desde las organizaciones sociales, se puede cambiar. Es tarea del campesinado organizado, movilizarse y exigir políticas públicas, a partir de ahí se puede conseguir. Lo mismo desde los sectores estudiantiles, docentes, universitarios, para mejorar la educación, para mejorar la salud también. Organizadamente se deben hacer planteamientos de trabajadores y desempleados, de pobladores, para que haya una política de vivienda. Eso será posible mediante que los sectores afectados se constituyan en actores organizados, para que puedan luchar por la conquista de una mejor calidad de vida. Ahí es donde hay posibilidades de cambio, desde la sociedad organizada y movilizada. Ahí está la esperanza real, de cambios, no solo en discursos y promesas.

Comments

Comentarios desde Facebook