Concejales irresponsables

748

La Municipalidad de Ciudad del Este después de Asunción es una de las comunas donde mayor volumen de dinero público se administra. La administración que está a cargo de la intendente Sandra McLeod de Zacarías, tiene un presupuesto anual que orilla los G. 200.000 millones. Como todas las otras intendencias, está obligada por ley a rendir cuentas de sus acciones y la instancia encargada de analizar, cuestionar, aceptar o rechazar dicha rendición es la Junta Municipal; que en la capital paranaense está integrada por seis colorados, tres liberales y tres de partidos y movimientos menores.
Esta instancia que es la representación más pura que tiene el pueblo, sin embargo, acaba de dar un mazazo a la ciudadanía al permitir que la rendición de cuentas de la jefa comunal tenga aprobación ficta. Eso quiere decir que se aprobó sin ser analizada.
La propia intendente dijo que los ediles tuvieron 40 días para verificar qué se hizo durante el 2017 con G. 197.000 millones del dinero público. Acotó que había 73.000 copias de documentos que analizar, sin embargo, no lo hicieron. Dejaron correr el plazo y que se aprobara sin ser estudiada. El pasado sábado, tres días antes de que venza el plazo realizaron un amague; intentaron una sesión extraordinaria pero como era de esperarse, no hubo quorum.
Los concejales colorados Alejandro Zacarías, Miguel Coronel, Perla Rodríguez, Juan Carlos Barreto, Juan Ángel Núñez y Lilian González, ni siquiera acudieron al llamado,al igual que el liberal Javier Bernal. Se presentaron Celso “Kelembu” Miranda (MCN), Miguel Prieto (Ind.), Herminio Corvalán (PPT), María Portillo y Teodoro Mercado (PLRA).
¿Habría otra explicación más que la complicidad manifiesta a favor de la administración comunal para no analizar la rendición de cuentas? A diario, a estos mismos concejales se los escucha despotricando contra la administración de McLeod de Zacarías calificándola cuanto menos de corrupta.
En las redes sociales e inclusive en los medios de comunicación local, los “opositores” se pavonean de su condición de críticos pero cuando se trata de trabajar, realizar las verificaciones correspondientes, juzgar y si corresponde aprobar o rechazar, no lo hacen, signo de que solo les interesa una exposición mediática, no auditar lo que se hace con el dinero público.
Es hora de que los concejales tomen conciencia de la tarea que les encomendó la ciudadanía y retribuyan con trabajo la dieta de poco más de G. 16 millones que el pueblo les paga. Deben renunciar a sus actitudes disparatadas y asumir su responsabilidad que está más allá de las redes sociales y comenzar a trabajar en serio, honrando el compromiso y la confianza depositada en ellos por la ciudadanía. Con esta actitud, los 12 concejales se convierten en cómplices de la corrupción, no les exime a los que se presentaron, porque antes que venza la fecha no movieron un dedo para urgir el tratamiento. ¡Es una vergüenza!

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp