Asueto dictatorial

3579

Ciudad del Este sigue viviendo del turismo de compras pese a que en los últimos años ha disminuido ostensiblemente la presencia de compradores en la ciudad como consecuencia de la crisis económica que afecta a los países vecinos. Muchos comercios llegaron a cerrar sus puertas debido a la disminución de las ventas; otros migraron a otras ciudades en busca de mejores oportunidades.
La municipalidad local a cargo de la colorada Sandra McLeod de Zacarías ha adoptado la antipática y dictatorial determinación de declarar asueto en cualquier fecha conmemorativa con la excusa de que la población tiene que participar de los actos. La medida generalmente va dirigida a los comerciantes que, a menos que sea una fecha festiva nacional, optan por abrir sus negocios en espera de la llegada de turistas.
Los propietarios de casas comerciales que osan no respetar la decisión de la municipalidad se exponen a una persecución que puede desembocar en multas e inclusive en la clausura temporal de sus comercios, según la amenazante disposición municipal.
Lo que logra la Intendencia con su medida es perjudicar a toda una cadena productiva, pues el comercio no solo beneficia al propietario del negocio sino a un enorme grupo de gente que se mueve en su entorno comenzando por el vendedor de yuyos para el tereré, pasando por el taxista, cambista, entre muchas otras personas que viven de lo que pueden producir en el día a día.
Peor aún, perjudica a los suyos y beneficia a las ciudades vecinas de los otros países como Foz de Yguazú en Brasil, y Puerto Yguazú, Argentina, u otros municipios vecinos, pues la gente que inicialmente pretende visitar Ciudad del Este al encontrarse con una ciudad parada por decisión de su propia intendente opta por quedarse o acudir a aquellos lugares donde la actividad continúa.
El pasado lunes, día de feriado nacional, la municipalidad otra vez declaró asueto. La resolución puede tomarse como un garrote para el sector comercial. Como la comuna no puede intervenir si se “viola” lo dispuesto por decreto presidencial, opta por declarar asueto, así podrá tomar determinaciones en caso de que no se respete.
Hasta el momento ningún ciudadano reaccionó promoviendo una denuncia contra semejante abuso de autoridad, pero es hora de que esto ocurra. No se puede permitir semejante atropello.
La intendencia por su parte debería dejar de perseguir a la gente que quiere trabajar, es más, debería hacer Patria y buscar desarrollar planes que beneficien a toda la ciudad en los días de fiesta.

Comments

Comentarios desde Facebook