No todo está perdido

708

La jueza de la Niñez y la Adolescencia de Ciudad del Este, Guillermina Ramírez, finalmente optó por rechazar el recurso de amparo interpuesto por la hamburguesería Willi Burguer, que había planteado la medida para evitar que algunos medios de comunicación del Alto Paraná mencionen a la firma cuando se habla sobre los disturbios que ocurren en las inmediaciones del local.
La magistrada en su resolución manifiesta que el amparo no es la vía prevista para estos casos. Que si se ven afectados por una publicación, la Constitución en su artículo 28 menciona claramente que se debe solicitar la rectificación o aclaración, y en las mismas condiciones en que hayan sido divulgadas.
La decisión tomada por la jueza Ramírez y por sobre todo, el argumento esgrimido para rechazar el recurso de amparo que otra vez buscaba establecer una censura previa sobre los medios de comunicación, es lo que se ajusta a derecho y despierta una tímida esperanza en que la justicia no está del todo podrida.
Willi Burguer había recurrido teniendo como antecedente que en Ciudad del Este, dos jueces y un tribunal de sentencia, pisotearon la Constitución y establecieron la sensura previa en dos sonados casos judiciales. Uno de ellos involucra a un concejal colorado de Hernandarias que mantiene una disputa con su expareja por la tenencia de su hija menor de cuatro años; y otra la de Gustavo Ramón Duarte Ruiz Díaz, propietario y directivo de una universidad privada de la capital departamental, denunciado por acoso sexual contra una docente del lugar.
La libertad de expresión y de prensa están consagradas en la Constitución y los jueces deben ser los primeros en velar por su cumplimiento irrestricto. La carta magna dice claramente que no existirá censura previa. Si las personas se sienten afectadas están los mecanismos para enmendarlos. Uno es el señalado en su resolución por la jueza Ramírez: el derecho a réplica. Si el medio se niega, o el afectado no se siente satisfecho, puede recurrir a las instancias judiciales en busca de Justicia.
Es de esperar que los magistrados en cuyas manos caigan en el futuro, pedidos de censura previa contra medios de prensa, no hagan otra cosa que cumplir lo que dicta la Constitución que con toda firmeza defiende el derecho de la ciudadanía de estar informada. No debemos olvidar los tiempos oscuros que vivió nuestro país, por la persecución a la prensa y a todo ciudadano que criticaba al régimen. La democracia y la libertad en nuestro país se logró gracias a la lucha y a la sangre de muchos compatriotas y la ciudadanía tiene que ser celosa custodia de estos logros, ante los jueces sinvergüenzas, aliados con políticos corruptos, que pretenden intimidar y amordazar a la prensa libre.

Comments

Comentarios desde Facebook