De vuelta a casa

769

Brasil y Uruguay se despidieron ayer de la Copa del Mundo de Rusia al perder contra Bélgica y Francia, respectivamente. No estuvieron a la altura de la exigencias y terminó la ilusión de pelear el cetro ecuménico.

Los brasileños sucumbieron 2-1 ante los belgas con anotaciones de Fernandinho, en contra, y de Kevin de Bruyne, ambos en el primer tiempo. Los dos goles golpearon al elenco sudamericano, que no tuvo elementos para reacción, pues el rival manejó con inteligencia y precisión la pelota.
En el segundo tiempo, Tite movió las piezas, con el propósito de buscar la reacción. Su equipo gestó opciones en ofensiva, pero sin claridad. Ni el videoarbitraje colaboró a favor del verdeamarillo ante las jugadas polémicas. Empero, en la recta final, Renato Augusto descontó de cabeza.
Los charrúas, sin Edinson Cavani, sufrieron bastante. Perdieron 2-0. Varane abrió la cuenta con un cabezazo, que sorprendió a todos. Luego, Griezmann aumentó la ventaja, en el segundo tiempo. Remató potente y el arquero Muslera tuvo un error craso y se le fue el balón al fondo de su meta. Ese gol aniquiló emocionalmente al equipo, que si bien tuvo tiempo, careció de reacción y se resignó a la derrota.
Sudamérica quedó sin representantes en la cita ecuménica. Los europeos acapararán los primeros puestos en Rusia. Bélgica y Francia jugarán en semifinales, el próximo martes, a las 14:00, en San Petersburgo.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp