Poderoso narco escapa de operativo policial

7135

Felipe “Barón” Escurra, considerado el narco más poderoso de Capitán Bado, logró escapar de un grupo comando de la Policía que intervino la estancia donde se escondía. Se trata de quien desde 2011 planea la muerte del periodista de ABC Cándido Figueredo.

Entre ayer y hoy, los agentes localizaron el campamento donde se encontraba el narco paraguayo, dentro de una estancia de Capitán Bado. Sin embargo, los intervinientes finalmente no lograron dar con “Barón” Escurra, reportó esta mañana el periodista de ABC Iván Leguizamón.

De acuerdo a los primeros informes, el criminal pudo haber sido alertado por agentes de la comisaría local, quienes retuvieron en dos puntos al grupo comando enviado desde Asunción. Primeramente, el equipo capitalino fue retenido al ingresar a la localidad y posteriormente -ya camino al punto en cuestión- nuevamente se encontraron con otro control policial en medio de la nada.

Ya al llegar al establecimiento, la comitiva perdió los rastros de Felipe “Barón” Escurra, quien aparentemente recibió el aviso y tuvo tiempo suficiente para escabullirse. En el lugar, sin embargo, se hallaron dos campamentos narcos, uno de ellos con 5.000 kilos de marihuana prensada.

La carga de droga ya estaba “claseada”, clasificada en clase A (de mayor calidad) y B, lista para su venta en el mercado brasileño.

Los agentes igualmente detuvieron a un peón de la estancia, quien, sin embargo, no aportó mayores datos.

Felipe “Barón” Escurra Rodríguez, de 41 años de edad, había sido detenido el 19 de agosto de 2016 durante un operativo desarrollado por agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad). Fue tras un enfrentamiento entre el capomafioso y los agentes especiales en un establecimiento situado cerca de la frontera entre Paraguay y Brasil.

Pese a ser considerado uno de los principales exportadores de droga al Brasil, el juez de Capitán Bado Leonjino Benítez Caballero lo liberó sigilosamente un año después de su aprehensión, en setiembre de 2017.

Posteriormente, en octubre del mismo año, la Cámara de Apelación de la Circunscripción de Amambay revocó la decisión del juez Benítez y dictó una nueva orden de captura contra el narco; sin embargo, desde entonces ya no pudo ser aprehendido.

En 2011, Barón Escurra perdió dos pistas clandestinas clave en su red en Capitán Bado. Las mismas habían sido intervenidas por la Senad y el capomafioso responsabilizó de ello a las publicaciones del periodista de ABC Color Cándido Figueredo, por lo que planeó su asesinato.

La idea de acabar con la vida del comunicador se evidenció gracias a una comunicación interceptada por la Policía brasileña, en que Escurra conversaba con un criminal preso en el vecino país sobre la intención de atentar contra Figueredo.

 Fuente: ABC DIGITAL

Comments

Comentarios desde Facebook