Aprobarían “a libro cerrado” las reversales de Yacyretá

1168

La comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, que preside el colorado Ulises Quintana, dictaminaría “a tambor batiente” las notas reversales de Yacyretá acordadas entre Horacio Cartes y Mauricio Macri. Kattya González (PEN) dijo temer que no haya intención de debatirlo.

Las dos notas reversales ya aprobadas en el Senado, la referida al ordenamiento económico y financiero de la EBY y la de equiparación de los cargos de directores ejecutivos e implementación efectiva de una cogestión paritaria binacional en todos los niveles de administración de la EBY figuran para su estudio en la sesión de la comisión de Asuntos Constitucionales de mañana, prevista para las 9:30 horas.

La diputada encuentrista Kattya González, integrante de la comisión, dijo temer que la intención sea dictaminar favorablemente para la aprobación en el pleno de las notas reversales sin mucho análisis.

Indicó que ni siquiera se está planteando que se convoque al actual director de la EBY Ángel María Recalde, al canciller Eladio Loizaga o al futuro presidente de la ANDE Pedro Ferreira para que expliquen cuál será el beneficio para el país y también sobre las críticas que existen.

El 16 de julio pasado, una apabullante mayoría de los ciudadanos que asistieron a la audiencia pública que convocó la Cámara de Diputados para debatir sobre las Notas Reversales que modifican el Tratado de Yacyretá rechazó el contenido de estos documentos, porque consideraron que, una vez más, entregan nuestra soberanía energética en la central binacional.

El 26 de junio último, en la penúltima sesión de la Cámara de Senadores llevada a cabo aún dentro del período legislativo anterior, un acuerdo político entre Honor Colorado y la bancada Añetete de la ANR hizo posible que ambos instrumentos diplomáticos fueran aprobados, pero con solo dos votos de diferencia.

La Nota Reversal Nº 2, con la publicitada intención de arreglar la deuda del ente con el Gobierno argentino, posterga el pago de la compensación por territorio inundado hasta el 2023, en diez cuotas anuales. Por este concepto, la EBY debe al Paraguay alrededor de US$ 1.000 millones.

En tanto que la Nº 6 cambia el Anexo A del Tratado y, en la práctica, deja en manos argentinas el manejo de más del 90% del negocio de la entidad binacional.

El Anexo C modificado carga sobre la EBY una deuda sin respaldo documentario con el Gobierno argentino; posterga, para financiar la nueva central del Aña Cua, hasta el 2023 el pago de la compensación por territorio inundado, año en que abonarán la primera de 10 cuotas anuales. En cuanto a la N.R. Nº 2/14, sustituye el principio de la alternancia en la Dirección Ejecutiva de la EBY por un mecanismo pretendidamente paritario, que en rigor deja en manos argentinas más del 90% del negocio de Yacyretá.

De “traidores de la patria” y “entreguistas” trataron en su oportunidad los asistentes a los defensores del acuerdo Cartes-Macri y a todos los gobernantes que precedieron a Cartes en el cargo, “quienes deberían estar presos y sus bienes confiscados”.

La senadora Desirée Masi (PDP) dijo que toda la licitación para las obras de Aña Cua es para Pescarmona y otra firma vinculada a Jiménez Gaona.

El abogado Theodore Stimson dijo que las nuevas modificaciones ni siquiera tuvieron la precaución de incluir una cláusula compromisoria entre ambos países para dirimir conflictos ante la Corte Internacional de Justicia.

Fuente: ABC DIGITAL

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp