Invasores corrieron con cascotes y machetes a funcionarios de la Ande

2330

La franja de seguridad de la línea de alta tensión de la Ande, en el barrio Don Bosco de Ciudad del Este, al costado de la remozada avenida Perú, está completamente invadida desde el año pasado. Esto pese a que existe una prohibición legal sobre esta práctica. Funcionarios de la Ande intentaron explicarles la peligrosidad de estar en dicha franja y fueron corridos con cascotes y machetes.

Una de las líneas que pasan sobre las precarias viviendas es de 220 kV, que según la Ley 976/82, exige una franja de seguridad de 25 metros a cada lado, para esa tensión.
Al respecto, el ingeniero Raúl Coronel, jefe del Departamento de Líneas de Transmisión Zona Este, manifestó que la franja de dominio en esa zona fue invadida el año pasado y a medida que pasa el tiempo la cantidad de ocupantes va en aumento. Agregó que elevó un informe sobre esa situación a la Asesoría Legal para iniciar las acciones ante los organismos jurisdiccionales.
Dijo que primeramente intentó dialogar con los invasores sobre el peligro que representa vivir debajo de una línea de alta tensión, pero que son sumamente belicosos. “Anteriormente, llegué a reunirme con ellos, les quise explicar que deben mantener distancia del flujo eléctrico, por la seguridad de ellos mismos, pero la última vez me amenazaron, son muy agresivos”, lamentó Coronel.
Misma situación se presenta en el Km 8, Acaray, cerca del lago Acaray, donde varias familias viven bajo las líneas de alta tensión desde hace varios años.
La situación genera quejas de los usuarios, tanto del barrio Don Bosco como del Km 8, Acaray, donde se registran recurrentes cortes de energía eléctrica, como consecuencia de la sobrecarga en el transformador, causada por las conexiones directas de los invasores.
En ese sentido, el jefe de la Agencia Regional Alto Paraná de la ANDE, Juan Rozzano, refirió que la última vez que intentaron realizar las desconexiones en esas zonas, la cuadrilla designada para realizar el trabajo fue recibida con machetes y cascotes.
“Por la reacción que puede ocasionar esa gente, estos son casos especiales, porque entran familias en forma de invasores. Hace dos meses quisimos entrar y nos salieron con machetes y cascotes, no nos arriesgamos más sin el apoyo de la Policía y el Ministerio Público”, puntualizó.

Comments

Comentarios desde Facebook