Un día como hoy, Olimpia pudo haber levantado su cuarta Copa Libertadores

1175

El 24 de julio es la fecha que todo olimpista recuerda aquella agónica segunda final ante el Atlético Mineiro. Esa noche, el Decano no pudo mantener la ventaja que había conseguido de local y se quedó con las ganas de alzar su cuarta Copa Libertadores.

Un día como hoy, pero hace cinco años, el Decano paraguayo se podía haber consagrado campeón de América por cuarta vez en su historia futbolística. Olimpia no pudo mantener la ventaja de dos goles contra cero ante el Atlético Mineiro, victoria que había logrado antes en aquel recordado primer partido de local en el Defensores del Chaco.

Luego de haber clasificado en la fase de repechaje de aquella edición 2013 de la Copa Libertadores, eliminando al Defensor Sporting uruguayo, clasificó como primero con 13 puntos en su grupo. Los olimpistas ya soñaban con otra final a partir de octavos; la rica historia del club a nivel internacional y el espíritu copero del equipo eran grandes condimentos para llegar al objetivo, pero aún había un difícil camino por recorrer.

En octavos había superado a Tigres de Argentina, en cuartos a Fluminense de Brasil y en semifinales a Independiente de Santa Fe de Colombia. El camino fue largo y sacrificado, pero valió la pena; el rey de copas volvía a una final continental luego de 11 años, en donde había conseguido su tercera y última libertadores en el 2002 ante el São Caetano.

Cabe destacar que la hinchada organizada del Olimpia, durante esa campaña, regaló al equipo majestuosos mosaicos a partir de las instancias decisivas. Pero, para muchos fanáticos, la última obra de arte en 360 con cartulinas que expresaba “el rey quiere la cuarta”, es la mejor de todas.

Olimpia, con un equipo pleno y grandes jugadores en su plantel, recibía al respetado club brasileño Atlético Mineiro, que jugaba su primera final de Libertadores y tenía en sus filas a un referente y revolucionario del fútbol mundial, Ronaldinho Gaúcho. El Decano se impuso de local por 2 a 0 al “galo” con un zapatazo cruzado de Alejandro Silva y un recordado golazo de tiro libre de Wilson Pittoni en el minuto 93.

Un 24 de julio, pero en el 2013, Olimpia disputaba el segundo partido decisivo de visitante en el Mineirão. El Atlético Mineiro tenía la obligación de ganar, al menos, por dos goles a cero para igualar la serie y lo consiguió con goles de Jô a los 46 y Bernardo Silva a los 86.

A todo olimpista, hasta hoy día, no se le borra de la mente aquel resbalón del “Tanque” Ferreira, en el minuto 82, que tenía casi el arco libre para convertir el gol que le daba la cuarta copa. Toda duda se tenía que definir en la temida tanda de penales. El equipo brasileño convirtió cuatro tantos, mientras que Herminio Miranda y Matías Giménez erraron dos de las cinco oportunidades para la “O”.

El Atlético Mineiro se consagró campeón de la Copa Libertadores de América por primera vez en su historia y Olimpia, lastimosamente, se quedó con las ganas de levantar su cuarta copa continental.

Fuente: ABC DIGITAL

Comments

Comentarios desde Facebook