Libre del tabaco

728

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 7 millones de personas mueren al año debido al tabaquismo. Por eso, los profesionales de salud tienen el deber de concientizar a los fumadores para motivarlos a dejar ese mal hábito y alertarles sobre los riesgos.

Los profesionales de la salud tienen el deber de evitar que las personas empiecen a fumar ya que después necesita revertirlo con un proceso: deseo, organización y tratamiento para detenerse debido a la dependencia a la nicotina, advierte el psicólogo Michael Zanchet.

Algunas orientaciones para los que quieren dejar de fumar son: “consultar a un médico y un psicólogo para ver cuál dependencia es predominante: la química, de comportamiento o emocional. El plan consiste en fijar una fecha para dejar de fumar totalmente o se reduce hasta 5 cigarrillos y luego se deja de fumar. Incluye actividades físicas en su rutina de vida; ejercicios de relajación, por ejemplo: masaje, baños de burbuja, meditación y yoga”, según dice el psicólogo.

La experiencia consiste en “cambiar la rutina automáticamente de los cigarrillos que son iguales todos los días. Se cambia el patrón de comportamiento”, asegura.

Recomienda que “después de las comidas se cepille los dientes; hay que mantener su mente ocupada y en los momentos de tentación tome agua, distraiga su pensamiento, hable con alguien. Incremente su ingesta de agua y coma bien, principalmente alimentos ricos en fibras.

Es mejor deshacerse de todos los recuerdos del cigarrillo: “ceniceros, encendedores, no tenga cigarrillos en el ambiente en el que se encuentra. Higienice el coche y las ropas. Recuerde que después lo que tiene que evitar es la primera pitada de vuelta”, puntualiza.

Fuente: ABC DIGITAL

Fuente: Kurotel – Centro Médico de Longevidade y Spa de Gramado (RS), Brasil.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp