Manejo poco serio de mercaderías incautadas por Aduana del puente

1885

La Aduana del Puente de la Amistad realiza un manejo totalmente informal de las incautaciones de productos de contrabando. Diariamente se puede apreciar la exhibición de pequeños montículos de mercaderías supuestamente incautadas, pero nunca se informa sobre el destino final de estos productos. Incluso, algunas personas rapiñan lo decomisado, a la vista de los funcionarios. En el lado brasileño las mercaderías requisadas son inmediatamente lacradas y enviadas a la sede de la Receita Federal.

En la zona primaria del Puente de la Amistad es común ver algunas cajas de pollo, en ocasiones tomates, azúcar, entre otros productos que todos los días son ingresados de contrabando al mercado local. Según los datos, estas supuestas requisas son solo una pantalla para justificar la permisividad para el ingreso de productos prohibidos. Cientos de furgones, autos y motos, repletos de mercaderías de contrabando, pasan minuto a minuto en las narices de los aduaneros, porque tienen la venia de los mismos para operar.
Además de la nula incautación, se observa una total informalidad en los manejos de estos productos retenidos que permanecen en la zona primaria. Están exhibidas como trofeos pero a disposición de los transeúntes. El jueves pasado una mujer comenzó a cargar parte de los tomates decomisados en su cartera y luego, ante la permisividad, se llevó la bolsa completa. Ni los aduaneros ni los militares de la base naval se inmutaron, y permiten que estos productos sean consumidos cuando que no se sabe si son aptos o no para el consumo, considerando la manera precaria en que se transportan. Es el reflejo del manejo poco serio que se tiene sobre las mercaderías requisadas que son supuestamente evidencias de contrabando.
En comunicación con nuestro diario el subadministrador, Victoriano Braga, explicó que supuestamente los productos son destruidos. Sin embargo, al ser consultado sobre el procedimiento de destrucción aseguró que son entregados a un camión recolector de la Municipalidad de Ciudad del Este. Dijo que en algunos casos son entregados bajo acta a la Senave.
El manejo en la aduana brasileña es completamente diferente. Allí los productos incautados son colocados en bolsas que inmediatamente son lacradas y enviadas directamente a la base de la Receita Federal. No se exhibien como trofeos en el paso internacional. Una vez en el depósito de la Receita, son inventariados y cuentan con una planta de destrucción y reciclaje de estas mercaderías.
La recaudación se destina a inversiones públicas. Igualmente, se hacen subastas de lanchas y vehículos automotores que son utilizados para el transporte de los productos prohibidos. Todos los procedimientos se realizan con trasnparencia y abierta a los medios de comunicación.

Comments

Comentarios desde Facebook