“Tengo fecha de vencimiento…”

1497

Perla Judith Benítez

“Tengo fecha de vencimiento, me voy en 2023 y seré senador vitalicio, porque creo que eso dice la Constitución. No voy a buscar mi reelección”, fueron las expresiones aparentemente con mucha convicción del presidente electo Mario Abdo Benítez. Sin lugar a dudas, nos traen a la mente varias declaraciones o promesas de anteriores presidentes. Incluso Cartes, en una de las ocasiones en que probablemente estaba sobrio, por el año 2014, afirmó que estaba en contra de la figura de la reelección. Hasta fue uno de los primeros en adelantar su rechazo a la posibilidad de una reelección cuando se discutía el tema durante el gobierno de Fernando Lugo. Quién iba a pensar que al tomar el poder iba a cambiar de postura tan drásticamente, a tal punto de querer violar la Constitución Nacional, en más de una ocasión, ¿verdad?
No estoy afirmando que Marito repetirá la historia, pues aun no ha tomado la posta, ni siquiera estamos seguros de cómo estará conformado su gabinete. Hasta el momento, no repite el método de su antecesor, quien elegía empresarios y grandes técnicos para puestos claves; al principio aparentaba ser buena estrategia pero, sin embargo, solamente era una forma de allanar el terreno para grandes negociados como concesiones por 30 años a familiares y amigos cercanos. En cambio, Marito está designando a operadores políticos muy conocidos y algunos no justamente por ser brillantes, sino por trayectorias bastante turbias.
Sabemos que la política en nuestro país es muy predecible, el patrón a seguir siempre es el mismo, la devolución de favores a quienes más trabajaron durante la campaña política, puestos privilegiados a grandes hurreros y designación de personas con mínima preparación en ministerios y secretarías claves para el manejo de los bienes del Estado.
El señor Abdo Benítez está prometiendo que no pretende su reelección, es necesario que el pueblo tenga memoria y si en algún momento se le olvida su promesa (como pasó con Cartes) se lo haga recordar. Confío plenamente en que en un par de años más, los jóvenes que luchan diariamente por la transparencia y la justicia, serán adultos responsables que exigirán el cumplimiento de los derechos y obligaciones del Estado Porque cuando el pueblo se despierte, se prepare, luche y se enfrente al gobierno corrupto se verán grandes cambios. La corrupción también debe tener fecha de vencimiento.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp