El escrache no se detiene

484

Ciudadanos se congregaron frente al domicilio del repudiado diputado José María Ibáñez durante la tarde del domingo. Los manifestantes advierten que no cesarán las manifestaciones hasta que el parlamentario renuncie al cargo.

Por cuarto día consecutivo, los ciudadanos fueron hasta el domicilio del diputado para hacer oír su repudio y el pedido de renuncia.

Según los ciudadanos, la vivienda en cuestión se ha convertido en el pc de la ciudadanía indignada por los abusos de la clase política con los recursos que el pueblo aporta, esperando mejoras en educación, salud y trabajo.

Si bien se colocaron vallas metálicas tras la primera protesta, esto no impidió la ruidosa manifestación. Además el cerco metálico sirvió como soporte de los pasacalles colocados con consignas tales como “renuncia”, “no más impunidad” y “no a la entrega de Yacyretá”, entre otros. Tras las vallas metálicas se encontraba un grupo de policías custodiando el domicilio.

Numerosos sectores de la sociedad, gremios profesionales, empresariales, estudiantiles, comercios han expresado su repudio tanto a Ibáñez como a los 48 diputados que lo blindaron y que además propiciaron la entrega de Yacyretá mediante la aprobación de las notas reversales.

Comments

Comentarios desde Facebook