Balines de goma para los que protestan

3640

Perla Judith Benítez

Una vez más, con toda la facilidad de palabra que lo caracteriza, Horacio Cartes usó la expresión “balines de goma” para los jóvenes que se manifiestan, tras ser consultado acerca de su respuesta a las protestas que se están dando. Es interesante recordar aquella vez que dijo que si este gobierno no cumple sus expectativas, hagan lío”. El pueblo está haciendo lío pero él ahora se olvida de aquella invitación. Porque typycha pyahu, oytypei porã mante vaerã.
Bien se nota que sus aires de dictadorzuelo no le dejan pensar. Está molesto con los reclamos más que justos y necesarios del pueblo. Desde un principio demostró que poco y nada sabe expresarse, siempre profirió palabras fuera de lugar, sin sentido, con errores en la pronunciación y hasta escribió con errores ortográficos un simple mensaje de 2 líneas para los niños en una ocasión. Y no me pidan que lo comprenda ni me digan que “capaz no tuvo oportunidad de recibir educación”, porque él siempre tuvo oportunidades y nunca siquiera se esforzó en tomar clases de oratoria.
Es ilógico esperar que un hombre de negocios, acostumbrado a tener todo bajo control, a mandar y pagar para que se le hagan las cosas y se le cumplan sus caprichos, baje la cabeza y asuma sus errores, sus metidas de pata y ¿creemos que va a aceptar así de fácil que jóvenes se levanten y cuestionen su deshonrada gestión, una gestión plagada de corrupción y bandidaje?
Claro que va a mandar “balinear” a los que se oponen a su gestión y a sus amigos del alma. Por supuesto que va a mandar fuera a los que lo cuestionan, porque desde hace tiempo se le olvida que es un presidente de la República (re, res: cosa, publica: pública:) y no es el jefe de su negocio. No es el dueño de la empresa, se confunde porque hay un montón de inoperantes, analfabetos funcionales, mentirosos, corruptos e hipócritas que están sometidos a su dinero. Esa manga de seudo políticos, representantes del pueblo, vestidos con traje y que nos roban a manos llenas. Esos son los que venden su dignidad al mejor precio y hacen que el mismo señor Cartes piense y crea que todo el Paraguay es comprable.
Hay cosas que se compran y son bienes materiales, pero la honestidad, la honradez, la transparencia, el respeto y la admiración no se negocian, se ganan. Y usted, señor Horacio Cartes, está muy lejos de ganarse lo que no puede comprar. ¿Tiene usted balines para mí también?

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp