Isaías, el bebé que nació gracias a la fe y la ciencia

16902

El 13 de agosto último, con 2 kilos y 520 gramos, nació Isaías Martínez Backes en el Sanatorio Internacional de Ciudad del Este. El pequeño llegó al mundo luego de una gestación que presentó complicaciones graves. A las pocas semanas del embarazo, una ecografía detectó malformaciones congénitas. Su valiente madre se sometió a una cirugía fetal a las 18 semanas, que hoy le permite abrazar a su pequeño.

Elizete Backes tiene 34 años e Isaías es su primer hijo. El papá del bebé, José Samir Martínez, le puso el nombre en alusión a un versículo de la Biblia que dice: “No temas, porque yo estoy contigo. No desmayes, que yo soy tu Dios que siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”.
Con fe en su Dios y confianza en la ciencia, Elizete llevó un embarazo que presentó complicaciones. Se enteró que estaba embarazada a las cinco semanas y le dijeron que serían gemelos. A las 12 semanas, en la ecografía sólo apareció uno de los fetos y se detectó que se trataba de un embarazo gemelar acardio. Le explicaron que un feto estaba siendo absorbido por el otro y compartían vasos sanguíneos. Uno de ellos no se estaba desarrollando bien y tarde o temprano, uno mataría al otro.
Preocupados por el diagnóstico, los padres buscaron especialistas por toda la región.
“Buscamos en Foz y no había. Nos dijeron que sólo podían operar en Sao Paulo o Curitiba”, comentó Elizete. Luego encontraron a la Fundación Fetosur, que funciona en el Sanatorio Internacional de Ciudad del Este.
El doctor Cristian Sosa, ginecobstetra y especialista en cirugía fetal, se encargó de realizar la operación a las 18 semanas de gestación. “Entramos con una cámara de dos milímetros, un láser y una pinza bipolar, que nos permitió cortar el cordón umbilical y los vasos comunicantes. Separamos los fetos. Uno de ellos era un tumor, no tenía brazos ni cabeza. El otro se siguió desarrollando normalmente”, comentó.
Elizete se quebró y derramó lágrimas de emoción cuando recordó el día de la operación: “Los doctores estaban muy preocupados, pero yo no tenía miedo, yo sabía que iba a dar certo”, dijo en portuñol.

EL ROL DE FETOSUR
La cirugía fetal fue posible mediante la Fundación Fetosur, con sede central en Venezuela y filial en Alto Paraná. “Nos dedicamos a tratar patologías congénitas. El tratamiento puede llegar a costar 30 mil dólares, pero aquí nosotros tratamos en forma gratuita. Lo único que paga la paciente son los medicamentos”, informó Cristian Sosa.
Agregó que la Fundación tiene un convenio con el Materno Infantil Los Ángeles, para poder atender a embarazadas que enfrentan este tipo de casos.
Mediante la Fundación, ya se realizaron 18 cirugías fetales en Ciudad del Este, a mujeres que llegaron de varios puntos del país. Según el doctor Sosa, solamente Fetosur realiza estas cirugías con alta tecnología y en forma gratuita. “Casi el 70 por ciento de los fetos operados sobreviven. Los fetos que mueren, lo hacen por falta de diagnóstico precoz y tratamiento adecuado”, señaló.
El plantel médico está integrado por el doctor Pablo Mascareño (ecógrafo), el especialista en cirugía fetal Cristian Sosa y el doctor Petronilo Sosa.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp