El metrobús queda a la deriva

414

El gobierno de Mario Abdo anunció la instalación de una mesa de crisis en torno al metrobús, debido a que la contratista -Mota Engil- comunicó que suspenderá las obras, por lo que todo quedará a la deriva. El MOPC tiene 2 semanas para buscar una solución.

El flamante ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens, brindó este viernes una conferencia de prensa en la cual informó sobre la inminente paralización de los trabajos del metrobús, obras que se encuentran en ejecución en la zona de San Lorenzo y Fernando de la Mora.

A un día de haber asumido al poder, ayer en horas de la tarde, el nuevo Gobierno recibió como “bienvenida” un preaviso de la empresa Mota Engil, en la cual se informaba de la suspensión de las obras. “Ingresó en la dependencia de la institución (el MOPC) una nota de parte de la contratista con un preaviso de suspensión de los trabajos de obras en el corredor del metrobús”, refirió.

El secretario de Estado mencionó que en realidad la notificación de parte de la firma privada fue presentada ya el 13 de agosto, pero, por problemas de logística interna, recién la tarde de ayer el documento llegó a sus manos. “El preaviso ingresó a otra dependencia y tardó hasta ayer en llegar a nuestro conocimiento. Esto nos obliga a mejorar los procedimientos internos… El MOPC tiene una resolución vigente desde el ’93 en la cual se establece que hay una única mesa de entrada (en la sede central) y quiero reiterar eso a todas las dependencias del MOPC…”, manifestó.

De esta manera, Mota Engil abandonará la construcción del metrobús y dejará todo a la deriva a principios del mes próximo, por lo que el nuevo Gobierno deberá articular medidas de emergencia para buscar la continuidad de las labores, que ya de por sí suponían un suplicio para frentistas, comerciantes y ciudadanos que habitualmente deben sortear el caos vehicular consecuente. “Según el contrato, aún hay 21 días (de trabajo por parte de la contratista) a contar desde el 13 de agosto (fecha de mesa de entrada del preaviso); tienen la obligación de seguir la obra hasta el 3 de setiembre…”, manifestó Wiens.

MESA DE CRISIS

La primera medida de urgencia anunciada por el gabinete del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, fue la instalación de una mesa de crisis para tratar de buscar una solución al recrudecimiento de los problemas que ya se tenían en la zona de obras debido a las tortuosas demoras en la ejecución.

Esta mesa debe presentar el primer informe el lunes por la tarde. Wiens adelantó que van a adherirse representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y también de los frentistas, que son los principales afectados por el retraso de las obras. “Vamos a tener en cuenta el sufrimiento de la gente”, prometió.

Las obras no están ni 50% avanzadas.

 

 

MOTA ENGIL ALEGA “INCUMPLIMIENTOS”

“Especialmente se aduce incumplimientos; no acceden a casi el 60% de lo que tendría que ser ya una franja liberada para los trabajos. O sea que se ha retardado mucho el proceso de deliberación del área de trabajo, lo cual entorpece o dificulta la posibilidad de avanzar con las obras en el ritmo que la empresa contratista debe cumplir”, explicó sobre el argumento que presenta la empresa para suspender provisoriamente los trabajos.

Wiens explicó que, según el contrato, ya este 23 de diciembre Mota Engil debía entregar la obra culminada. “Ni si trabajan 24 horas del día van a poder cumplir”, aseguró el ministro. Agregó que este preaviso de suspensión de trabajos, previsto en una de las cláusulas del contrato, permite tener un plazo de 21 días que serán “vitales para buscar una solución” en la mesa de crisis.

Reiteró que la empresa está imposibilitada de entregar las obras en dicha fecha, debido a muchos atrasos, por lo cual se valieron del preaviso de suspensión de obras. Asimismo, indicó que Mota Engil alegó además la existencia de “una serie de otras documentaciones que hablan de diferentes informaciones que no estaban originalmente, así como en el contrato, que se encontraron con otras realidades en el escenario una vez que empezaron las obras”. Aseguró que este problema se generó porque no se tenía los proyectos definitivos en forma antes del inicio de los trabajos.

ADVIERTEN POSIBLE CANCELACIÓN DE CONTRATO

En la nota presentada ante el MOPC, Mota Engil afirma que han transcurrido más de 700 días desde el inicio de las obras, pero aún no disponen de acceso al 63,6% del lugar de trabajo, “siendo que las áreas disponibilizadas siempre se revelaron insuficientes para la ejecución de actividades, por circunstancias ajenas al contratista”.

Agregan que esa circunstancia afecta “adversa y decisivamente el balance económico” del contrato y la capacidad del contratista de cumplir con el mismo. Por lo tanto, califican de “irrealista” que puedan siquiera tener prevista alguna fecha de terminación para los trabajos y, además, advierten que esto los habilita a terminar con el contrato, ya que el MOPC no está cumpliendo con sus obligaciones. Sin embargo, Mota Engil afirma que no es su “intención terminar el contrato, sino que su intención es la de poder terminar la obra”.

Por otra parte, también alegan que se ha incumplido el contrato en relación a la forma de pago, lo cual también los habilita a suspender los trabajos hasta que hayan recibido la totalidad de los importes adeudados.

También afirman que la consecuencia de todo lo expuesto genera un desequilibrio financiero que viene condicionando de manera “determinante” el desarrollo de la obra. “Y ha afectado al balance económico del contrato, habiendo tenido que soportar el contratista sobrecostos por numerosos conceptos”, sentencian.

Fuente: ABC DIGITAL

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp