Se complica situación de policías ante la aparición de nuevas víctimas

17684

Un hombre con discapacidad física y su familia fueron encerrados durante seis horas por los mismos agentes policiales procesados por un caso de extorsión a un turista brasileño. Los uniformados despojaron a los extranjeros la suma de 4.300 reales (G. 6.063.000, al cambio actual), para no plantarles droga y armas en el vehículo, según denunciaron.

Los brasileños mencionaron que se animaron a denunciar al ver en los medios de comunicación, que no fueron los únicos, sino que había más víctimas de los policías extorsionadores.
Ante la aparición de este nuevo hecho, la fiscal Estela Marys Ramírez, pidió la detención preventiva de los policías en la Agrupación Especializada, en Asunción.
Además, la comisaría fue allanada ayer por segunda vez en la semana por la fiscal Ramírez, en compañía del juez penal de garantías, Carlos Vera. Antes de ingresar, las víctimas describieron las instalaciones de la comisaría y el interior de la pieza donde fueron encerradas.
El comisario principal Gustavo Vera y los suboficiales Adolfo Fernández, Armando Sanabria y Víctor David Sanabria Gauto, procesados por el hecho de extorsión anterior, nuevamente fueron llevados a la comisaría, para el reconocimiento. El jefe policial fue identificado por las víctimas como el que encabezó el procedimiento extorsivo.
Estos mantuvieron el martes pasado a un hombre con discapacidad física, su esposa y sus dos hijos menores, de 7 y 10 años, encerrados durante seis horas en una pieza, para despojarles la suma de 4.300 reales. Los policías amenazaron con que si no pagaban la suma exigida, les plantarían “cocaína, armas y hasta el diablo”.
Primeramente, exigieron 15.000 reales (G. 21.150.000, al cambio actual), pero luego bajaron sus pretensiones a 4.300 reales, de los cuales 2.500, recibieron a través de una cuenta bancaria que los mismos policías facilitaron a las víctimas.
La mujer, quien pidió que se reserve su identidad y el de su marido, por miedo a represalias, manifestó que el martes a la tarde chocó su vehículo contra el cordón del paseo central de la avenida Luis María Argaña y como a esa hora le debía retirar a su hijo de la escuela, tomó un taxi para ir a buscarlos, pero al regresar comenzó su calvario al encontrar preso a su marido.
“Cuando llegué, mi marido estaba preso en una sala de la comisaría, el jefe me pidió 15.000 reales para liberarle, o iban a incriminarle, además, cuando fui a Foz a traer parte del dinero que me solicitaron, mandaron seguirme por un mototaxista para conocer la dirección de mi casa”, relató la mujer.
Además del dinero que fueron despojados, del auto hurtaron tres neumáticos, un anteojo y extintor, según las víctimas. En la comisaría fue hallado uno de los neumáticos robados.
La fiscal pidió prisión para los uniformados de los cuatro funcionarios que ya estaban procesados, asimismo, pidió al director de Policía del Alto Paraná convocar a todo el personal que estuvo de servicio ese día. Sin embargo, la mayoría de ellos no se presentó ayer a la comisaría para el reconocimiento, porque supuestamente estaban de viaje.

EL OTRO CASO

Un turista brasileño denunció el miércoles pasado que los agentes de esa comisaría lo detuvieron diciendo que la bolsa que llevaba contenía armas. Sin embargo, el joven extranjero aseguró que se trataba de celulares que acababa de comprar para ir a revender en su país. Los agentes exigieron el pago de 2.500 reales para dejarlo en libertad. Tras su denuncia, la sede policial fue allanada y en el despacho del entonces jefe de la dependencia, comisario principal Gustavo Vera fue encontrado un bolso con G. 7.800.000, 200 reales y 200 dólares americanos (G.1.136.000). La sumatoria de lo incautado equivale a lo denunciado en los dos golpes, que se hicieron en el mismo día.

Comments

Comentarios desde Facebook