Puenteguýpe 22 de agosto del 2018

550

El defensor del pueblo demostró ayer sus dotes de actuación y protagonizó un lamentable espectáculo durante un juicio oral y público. Comenzó a gritar improperios a un procesado e incluso, intentó agredirlo. Este es el mismo muchacho que ya se había ofrecido como instructor de artes marciales para agredir a menores de edad, sin dejar rastros en el cuerpo. Cada autoridad que tenemos!!!

**********

No menos lamentable fueron los jueces que estaban a cargo del contradictorio público, pues fueron excesivamente permisivos con la gente. En un verdadero circo se convirtió el juicio porque nadie se animó a poner orden.

**********

Siguen apareciendo las perlitas que Gallinero de Oro heredó por estos lares. Ayer, muy suelto de cuerpo se ofreció a darle un curso gratis de cómo gobernar, al nuevo jefe regional. Oima Churchil!!!

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp