Turismo y coimas

1019

Los concejales municipales de Ciudad del Este resolvieron ayer impulsar la creación de una comisión interinstitucional para erradicar las coimas a turistas. Los visitantes de la capital del Alto Paraná diariamente son víctimas de funcionarios de las diferentes reparticiones públicas, en connivencia con propietarios de negocios y vividores que pululan por las calles de la ciudad con el mote de “Informadores turísticos”.
El último fin de semana estalló un caso, solo porque los sinvergüenzas erraron de víctima y el joven afectado, decidió primero recurrir a la prensa y luego a los organismos institucionales. ¡Cuántos otros casos habrán pasado inadvertidos, porque las víctimas huyeron aterrorizadas de nuestro país!
Nuestro diario hace tiempo viene haciéndose eco del problema del maltrato a los turistas, que al parecer no forma parte de la agenda de las autoridades ni de los empresarios, quienes constantemente se presentan como los preocupados por la situación de la ciudad y como los grandes promotores del turismo.
Sin embargo, nunca se pronunciaron sobre el maltrato a los turistas, ni mucho menos por el ordenamiento del microcentro, el terrible embotellamiento provocado por los policías de tránsito para coimear. Lejos de ser una ciudad turística, que trata de darle una buena acogida a los visitantes, la capital del Alto Paraná recibir a sus visitantes en medio de la basura, el desorden y la extorsión.
Con muy buen tino ahora los concejales por lo menos plantearon una inquietud, y como primera medida convocaron a una reunión para debatir con la intendente Sandra McLeod. Es un primer paso, al menos plantear la preocupación. Pero hay medidas simples que pueden ayudar mucho a los visitantes, como por ejemplo, instalar una oficina de atención a los turistas, con personal capacitado que pueda responder con eficiencia las consultas. Otra medida puede ser habilitar números de teléfonos a donde puedan recurrir las personas afectadas.
Sin embargo, muy difícilmente los concejales y la intendente puedan lograr una salida a este problema, porque cada uno tiene su intereses y la intendente sigue manteniendo una dotación de supuestos guías turísticos, quienes siguen cobrando coimas, con los policías municipales, para agilizar el paso hacia el Puente de la Amistad, mientras el resto tiene que aguantarse un embotellamiento provocado en la cabecera del puente.
Los concejales municipales, ahora también entraron en el mismo juego del desorden en la ciudad apoyando la usurpación de veredas para sus adherentes. Sin embargo y del escepticismo, es plausible que las autoridades al menos comiencen a expresar su preocupación. Veremos que resuelven, porque del dicho al hecho hay un buen trecho.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp