Aduanas y la corrupción

912

La Dirección Nacional de Aduanas posiblemente desde que existe es una de las instituciones más corruptas del país. Lejos de ser un ente recaudador para las arcas del Estado, es una cueva de delincuentes, ladrones de guantes blancos que llegan al ente solo para llenarse los bolsillos en detrimento de toda la ciudadanía que puede tener un mayor bienestar si es que todo el dinero que se cobra o se debe recaudar pasara a formar parte de los fondos públicos.
La corrupción es tan fuerte que las roscas conformadas para delinquir se mantienen intactas con cada gobierno. Cuando asumió Federico Franco había dicho que terminarían los maletines, pero la práctica nunca acabó, porque no hubo una limpieza de la institución. Luego vino Horacio Cartes, y su supuesto nuevo rumbo, que no fue otra cosa que más de lo mismo.
Todos los grupos recaudadores se mantuvieron. Solo se realizaban algunas rotaciones donde todas las cabezas, que históricamente recaudan para la corona, quedaban bien paradas.
Poco antes de dejar el poder inclusive volvió a nombrar en la institución a su amigo Elio Cabral, un personaje rajado justamente por un hecho de corrupción. Se tiene contabilizados al menos 127 funcionarios vinculados a hechos ilícitos, pero hasta hoy son intocables. La mayoría tiene bienes que ni con cien años de trabajo continuo y honesto van a lograr. Disfrutan de viajes de placer, de vehículos de alta gama y principescas residencias con salarios que no alcanzan los tres millones de guaraníes.
El presidente Mario Abdo Benítez apenas asumió el poder habló de una barrida general. Aún está por verse si cumplirá su palabra o será otro charlatán más que se llena de promesas pero cuando ve que la torta es grande y apetecible, se calla.
Aduanas necesita un cambio profundo. La administración gubernamental debe destituir y apoyar la investigación de todas esas personas salpicadas con hechos de corrupción.
Si Mario Abdo logra al menos a sacar a los 127, habrá dado una buena señal y habremos dado al menos un paso para la moralización de la república.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp