Una situación insostenible

574

En la Cámara de Senadores se está planteando analizar nuevamente la pérdida de investidura del impresentable senador colorado cartista Óscar González Daher. El legislador a fines del periodo pasado fue echado del Legislativo tras comprobarse a través de unos audios a los que tuvo acceso la prensa, que el mismo manejaba a su antojo el Poder Judicial, aprovechándose de su condición de senador y representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.
Sin embargo, el político logró nuevamente ocupar una banca en este periodo que se inició en abril, al integrar la lista sábana de candidatos al Senado encabezada por el expresidente Horacio Cartes. Apenas llegó y comenzó de nuevo la discusión sobre su permanencia como miembro del Legislativo, en representación del pueblo. Sus defensores aseguran que los hechos denunciados surgieron en el periodo anterior y este ya fue castigado al retirársele su investidura. Mientras sus detractores señalan que debido a sus antecedentes, no puede seguir integrando un poder del Estado.
La indecisión del Senado hizo que la ciudadanía reaccionara, y esta lleva 21 días de manifestación frente a su residencia exigiendo su salida de la Cámara de Senadores. En las últimas semanas a esto se sumó una nueva lluvia de denuncias y hechos gravísimos que vinculan al cuestionado legislador con delitos como lavado de dinero, despojo de propiedades, movimientos multimillonarios de dinero sin intervención de los entes de control, entre otros casos.
Estos nuevos elementos hicieron que algunos senadores impulsaran el pedido de realización de una sesión extraordinaria para tratar de nuevo la pérdida de investidura del legislador. Hasta el momento no se tiene certeza de los votos para sacarlo de su banca.
El país está pendiente de este tema desde hace varias semanas, e inclusive meses; y los senadores tienen la obligación de poner punto final a la situación antes que ocurran hechos que lamentar. En Luque, de donde es oriundo el legislador, cada vez más gente se suma a las manifestaciones. Felizmente hasta el momento no ocurrió ningún enfrentamiento o cualquier otra situación que ponga en peligro la integridad de las personas, pero eso no significa que esto será así por siempre.
Es hora que la Cámara de Senadores se ponga al lado de la ciudadanía, de la legalidad, renuncie a la corrupción y a la impunidad y retire su investidura al mencionado político colorado. Óscar González Daher no solo ha causado daño al Poder Judicial metiendo mano en cuanto juicio se presentaba; hizo daño a la ciudadanía a la que debía representar con dignidad, y a la Cámara de Senadores que en estos momentos ya comparte con Diputados el mote de cámara de la vergüenza.
Es de esperarse que los 45 senadores que ocupan el cargo gracias al voto de confianza que les dio la ciudadanía en las urnas el 21 de abril pasado, se pongan los pantalones y tomen la decisión correcta lo antes posible. Óscar González Daher no merece ocupar ni por un minuto más una banca en un Poder del Estado, ni ningún otro cargo en representación de la ciudadanía.

Comments

Comentarios desde Facebook