Que corra la lista

633

La reacción ciudadana contra la corrupción va sumando logros. Esta vez, “los comunes” se pueden embanderar con la caída de Óscar González Daher, cuyos días en el Congreso como “honorable” senador prácticamente se acabaron. La primera victoria de la ciudadanía fue la destitución de José María Ibáñez de su banca en la Cámara de Diputados.
Luego de más de 20 días de intensas manifestaciones, sin importar la lluvia y el intenso frío, para exigir la pérdida de investidura del cuestionado parlamentario luqueño, la ciudadanía, ayer, salió a celebrar.
Desde el martes ya se anunciaba que se contaba con los votos necesarios para proceder a la pérdida de investidura de González Daher, sin embargo, ayer éste decidió presentar su renuncia. Igualmente, a pesar de su nota de dimisión, sus colegas solicitaron una sesión extraordinaria para el tratamiento de su destitución. Es que no es lo mismo ser echado por corrupción, que haber renunciado. Entonces, algunos senadores entienden que lo que corresponde es que sea destituido, tal como ocurrió en el periodo anterior.
La resistencia de la ciudadanía a una serie de factores, como por ejemplo amenazas para detener las movilizaciones, propiciaron la caída del cuestionado senador.
El paraguayo está demostrando que ya no soportará ser representado por figuras con cuentas con la justicia, que carezcan de credibilidad o sospechadas de algún hecho de corrupción. La gente está hastiada de que todo aquel candidato que llega al cargo público no haga otra cosa más que utilizar ese poder para beneficios particulares, en detrimento del bienestar general. Que los casos de José María Ibáñez y Óscar González Daher sirvan como ejemplo de castigo.
Hay una larga lista de “espera”. ¿Quién será el próximo?

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp