Otra vez Ciudad del Este

1157

La capital del Alto Paraná, Ciudad del Este, fue calificada como el corazón del comercio ilícito de la triple frontera durante el Cuarto Encuentro de la Alianza Anticontrabando que se desarrolló esta semana en la capital del vecino país, Brasilia. Este evento año tras año se viene convirtiendo en un escenario donde se pinta la triste realidad de la región, y lastimosamente todos los años la ciudad fronteriza paranaense ocupa un sitial especial, no precisamente por las buenas acciones de sus autoridades.
El martes, en la primera exposición de la analista de Riesgo Político y Presidente de la Consultora Asymmetrica, Vanessa Neumann, dijo que Ciudad del Este es el corazón del comercio ilícito que alimenta a grupos criminales de todo tipo; un mini Estado que mueve unos 35.000 millones de dólares al año que van a parar al mercado negro, financiando quién sabe qué tipo de actividad. La analista incluso fue más lejos y advirtió que de no atender esta situación se podría estar en los umbrales de crisis socio-económica y política como la que está afrontando en estos momentos Venezuela.
A las declaraciones de Neumann se sumaron las del presidente del Instituto Brasileiro de Etica Concorrencial, Edson Luis Viscona, quien aseguró que el contrabando de cigarrillo es el principal financiador del crimen organizado y subrayó que esto está poniendo en riesgo a toda la región. El ilícito tiene su epicentro en Paraguay, y apunta como principal responsable al expresidente de la República Horacio Cartes.
No es la primera vez que en este evento los expositores se refieren en estos términos a Paraguay, y particularmente a Ciudad del Este. La capital paranaense no solo es preocupación para la región, sino inclusive para el departamento de Estado, de los Estados Unidos. La zona es señalada como ruta de todo tipo de ilícitos, no solo cigarrillo. El tráfico de armas es otra gran preocupación pues desde nuestro país se arman a los grupos criminales que tienen su base en las favelas de Brasil.
Los análisis que se realizan, al parecer no hacen mella en las autoridades paraguayas, que hasta ahora mostraron muy poca preocupación por la situación. Pese a las promesas de lucha contra ilícitos como el lavado de dinero, por ejemplo, durante todos estos años se protegió y se sigue protegiendo a personas que amasaron fortuna sin mostrar su origen y hacen inversiones multimillonarias. La Seprelad hace la vista gorda. Uno de esos ejemplos es el caso del político colorado Óscar González Daher, cuya familia mostraba un movimiento de 8 billones de guaraníes; y nunca fue molestado siquiera por las instituciones de control.
Es momento de que las autoridades nacionales tomen en serio las advertencias que desde hace años se viene lanzando sobre la región y nuestro país. Si se sigue haciendo caso omiso, en poco tiempo Paraguay, de tener una economía floreciente y no estar tan golpeada por la extrema pobreza, puede convertirse en un Estado fallido, una situación de la que difícilmente se pueda recuperar.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp