Irreparable pérdida del patrimonio de Sudamérica

430

Una irreparable pérdida sufrió el patrimonio histórico de Sudamérica con el incendio del Museo Nacional de Río de Janeiro, Brasil. Hasta ayer no se sabía el origen del fuego ni la cantidad de pérdidas.

Entre las pérdidas más significativas figura el esqueleto de Luzia, la mujer con más años de Sudamérica, los restos del primer dinosaurio montado en Brasil, entre otras. El cráneo de Luzia y la reconstrucción de su cara eran considerados como uno de los mayores tesoros arqueológicos del país.
El museo albergaba un total de 20 millones de piezas y fue creado hace más de 200 años. Sus colecciones que incluyen animales disecados, utensilios indígenas, momias y fósiles de diferentes periodos históricos. Lo que sí sobrevivió al fuego fue el meteorito Bendegó, el mayor ya encontrado en el país, que, a diferencia de otras piezas, es resistente a altas temperaturas.
El Museo, inaugurado hace dos siglos por la realeza brasileña, fue el escenario escogido por la princesa Leopoldina, mujer del emperador Pedro I, para firmar la declaración de independencia de Brasil en 1822 y también acogió la primera Asamblea Constituyente que marcó el fin del imperio en Brasil.
Hasta ayer, la dirección del museo seguía con las evaluaciones de las pérdidas de lo que ha sido considerado por muchos como una “tragedia anunciada”, debido al recorte de fondos públicos para la manutención del edificio, que tenía goteras, infiltraciones y salas vacías.
En medio de las llamas, algunos funcionarios e investigadores entraron la madrugada de ayer en el edificio para intentar rescatar algunas piezas “insustituibles” del museo, que cuenta con el mayor acervo de Latinoamérica. El siniestro se inició a las 19:30 (horario local) del domingo, por causas desconocidas, cuando ya había cerrado las puertas al público. Los bomberos lograron sofocar las llamas recién ayer, alrededor de las 7:00.

Una catástrofe

El historiador Herib Caballero calificó como “una catástrofe” el incendio del Museo Nacional de Río de Janeiro. Aclaró que las piezas históricas sobre nuestro país no integraban el acervo que consumieron las llamas. Explicó que en lo que se refiere a la Guerra de la Triple Alianza, fueron devueltos “en 1981 (Gobierno de Stroessner) los 33.000 documentos que habían sido llevados del Archivo Nacional”. Antes, en la década del 40 se habían devuelto los documentos de la Independencia. “Lo que está pendiente es la devolución del cañón cristiano, que está en el Museo Histórico Nacional, que es otro museo que también está en Río de Janeiro”, expresó.

Comments

Comentarios desde Facebook