Sexo, farra y contrabando en el Puente de la Amistad

24308

El descontrol ha convertido a la zona primaria del Puente de la Amistad de Ciudad del Este en una zona liberada para todo tipo de ilícitos y el desorden. En la pasarela los furgones, autos y motos pasan en convoy con los productos prohibidos. Se decomisan unos pocos solo para cortina de humo. Mientras en el mirador hay vestigios de farra con abundante bebidas alcohólicas, restos de preservativos, hasta colchones y mantas.

El Puente de la Amistad de Ciudad del Este es el principal punto para el ingreso de mercaderías de contrabando. Desde su construcción se usa la pasarela para este fin y pasaron cientos de administradores, quienes nunca acabaron con el esquema de recaudación irregular. Cada vez que se evidencia su modus operandi lo que hacen es cambiar de estrategia. Antes los aduaneros y militares de la Base Naval se paraban en el puente y recibían el dinero directamente de los contrabandistas. Luego, cambiaron de estrategia y la coima se paga en otros sectores. Por el número de chapa de los rodados identifican quiénes son los contrabandistas que pagan y así se les da vía libre para cruzar con las mercaderías. Los contrabandistas usan campanas, quienes les avisan si hay algún relevo de funcionarios en la pista, pues cada grupo tiene “su equipo”. Es decir, deben saber si el “funcionario amigo” está en la pista, y así asegurar de que no serán retenidos.
Todos los días se decomisa pequeñas cantidades de productos entre pollo, azúcar y tomate para exhibirlos en medio de la zona de control. Pero es solo una “pantalla” para simular el decomiso, mientras que miles de kilos de mercaderías ingresan sin control alguno. Se necesita solo unos minutos en el puente para contar cómo los furgones cargados de mercaderías pasan sin ser revisados en el puente.
Cuando ocurren cambios de jefes, los controles se acentúan por unos días pero al poco tiempo vuelve el carnaval del contrabando. Ayer, los furgones pasaban en convoy y nadie les revisó.

SEXO Y FARRA

El descontrol y la acefalía en el Puente de la Amistad se refleja no solo en el incesante contrabando. Sino también en el mirador ubicado en la zona primaria. Allí encontramos gran cantidad de botellas y latas de cerveza junto a una parrilla y carbón, en una de las terrazas de las oficinas. Además, en otros sectores del mirador hay un colchón, manta y hasta preservativos usados. Es el fiel reflejo del relajo en uno de los puestos aduaneros más importantes del país.


Los responsables de poner orden en el lugar son el administrador de Aduana, Aldo Rubén González Medina y el comandante de la Base Naval de Ciudad del Este, Cap. N (DEM) Silvio Vargas Méndez, quienes son los responsables de mantener en orden la zona primaria.

Comments

Comentarios desde Facebook

Lectores de Vanguardia

Invitación a Grupos de WhatsApp