Puenteguýpe 18 de septiembre del 2018

Un verdadero festival de malos manejos heredó Gallinero de Oro y su títere en la Gobernación del Alto Paraná. Ayer, la contraloría rechazó su rendición de cuentas, las ambulancias no funcionan y ni papel higiénico dejaron en los baños, se habían quejado los nuevos administradores. “Paraguay es una isla sin corrupción”, decía un sabio pensador contemporáneo. Ja!

**********

Hablando de delincuentes, ahora resulta que financiar la campaña política con dinero proveniente del narcotráfico no es tan malo y que debemos aplaudirlos porque en ese caso no robaron dinero del pueblo. Definitivamente la estupidez humana no tiene límites.

**********

El que está en la cuerda floja y cada vez más floja es el diputado Carlos Portillo. Sus colegas están más preocupados que él, porque todo indica que irán cayendo como fichas de dominó. Es que alguna vez se tenía que iniciar la limpieza de la podredumbre.

Facebook Comentarios