Contrabandistas persisten en ingreso ilegal de mercaderías

787

Los contrabandistas, que se dedican al paso de productos ilegales en moto, furgones y autos particulares insisten en que la Aduana “les deje trabajar”. Ayer nuevamente se organizaron para manifestarse en contra la fiscalización y decomiso de productos. Esta práctica es impune desde que la ciudad se fundó por lo que para la mayoría es una “actividad normal”, en detrimento a productores e industriales locales.

“Los paseros”, como se denominan, se reunieron ayer en la plaza Alejo García de Ciudad del Este. Allí decidieron que nuevamente se manifestarán en la cabecera del Puente de la Amistad en repudio a los controles por parte de funcionarios de la Aduana y Detave. Los mismos iniciaron su manifestación anoche, en la zona primaria de la pasarela internacional. Aseguraron que si los pequeños contrabandistas dejan de operar, no dejarán que los grandes contrabandistas “trabajen”. Se trata de personas que se dedican a ingresar productos como huevo, pollo, embutidos, además de frutas y verduras por el Puente de la Amistad. Estos utilizan motocicletas, automóviles y furgones. Al ser consultados dijeron que no pueden más trabajar de los aduaneros. Uno de ellos identificado como Óscar Armoa admitió que ingresan cajas de muslos y huevos pero alegó que no son contrabandistas porque ingresan en pequeña cantidad y que los grandes contrabandistas son otros. “No podemos trabajar más, traemos un poco de mercadería de Brasil para darle de comer a nuestra familia con eso”, alegó.
El contrabando es una práctica que permanece impune desde la fundación de la ciudad. La Aduana del Puente de la Amistad siempre se usó como punto de recaudación ilegal y muchos aduaneros amasaron importantes fortunas mediante el esquema que permite el ingreso ilegal de productos. Al margen se generó un problema social, ya que numerosas familias dependen de la comercialización de productos ingresados ilegalmente. La práctica es tan común que para un sector de la sociedad es solo un “trabajo más”, aceptando incluso la comisión del ilícito.
Ahora cada vez que se refuerzan los controles, los pequeños contrabandistas se manifiestan y bloquean al zona primaria.
A la par de los pequeños contrabandistas, que introducen mercaderías en pequeñas cantidades, existen empresarios, que manejan una verdadera flota de furgones que ingresan diariamente, por la pasarela internacional, toneladas de productos, en un incesante ir y venir de los furgones. Estas mercaderías se acumulan en depósitos ubicados en los barrios de Ciudad del Este, o en la zona del Mercado de Abasto. De allí vuelven a cargarse en grandes camiones y se redistribuyen por todo el país.

MERCADERÍAS
SE PUDREN
Mientras tanto, unos diez mil kilos de productos decomisados se pudren en uno de los depósitos de Puertos en la zona primaria del puente de la Amistad. Supuestamente estos productos eran entregados a una empresa recolectora de basura de la Municipalidad de Ciudad del Este para su destrucción pero desde la semana pasada dejaron de retirarlos.
Las mercaderías decomisadas deben ser destruidas, pero la Aduana paraguaya nunca destruyó mercaderías, dado que el ingreso del contrabando siempre tuvo vía libre. Las mercaderías exhibidas diariamente en la zona primaria, solamente eran una pantalla, mientras dejaban pasar verdaderos convoyes de furgones repletos de mercaderías.

Comments

Comentarios desde Facebook