“Vyrochúkos” e idiotas

5334

Perla Judith Benítez

Como era de esperarse, el incremento en el combustible en las últimas semanas está acarreando una serie de aumentos, tanto en la canasta básica como en el pasaje. Desde hace semanas, en Asunción el pasaje está más caro y está causando gran indignación e impotencia. En Ciudad del Este, en tanto, hace meses que venimos abonando G. 3 mil, que arbitrariamente habían decidido los empresarios sin siquiera haber esperado la resolución de la Junta Municipal. Luego de varios reclamos, habían estipulado que el monto fuese de 2.700 guaraníes, que a regañadientes aceptaron los dueños de estas empresas de transporte, (en realidad seguían cobrando 3 mil, porque “no había” monedas de 100 guaraníes). Finalmente, aprobaron el aumento en el pasaje y pasó a ser 3 mil, en fin… aunque indignados, los pasajeros se callaron y siguieron usufructuando este pésimo servicio. Con esta nueva tarifa, los asuncenos se pronunciaron en contra y no faltaron los esteños “vyrochúko” que se burlaban porque los de la capital reclamaban su vuelto en moneditas, pues el esteño “tiene plata”, “acá nio hay plata y no lloramos por moneditas”, mucho más allá de unirse a la indignación y las protestas por la suba injusta y desmedida, los flamantes vyrochúko se ufanan porque les sobra plata y hace meses que pagan un monto superior que los asuncenos. Entre memes e improperios comenzaron a pelear en redes sociales, discutiendo hasta porque hay menos baches en sus ciudades o que no hay vacas caminando en su “hermoso asfalto”. Paraguay debe ser el único país donde los habitantes de una ciudad tienen rivalidad y pelean con otros de otra localidad por creerse mejores, superiores o más  “platudos”. Pero que no se dan cuenta de que todos están en el mismo sistema miserable donde la corrupción les roba a cara descubierta; que mientras  discuten porque a uno le sobran 300 guaraníes y el otro reclama cien’i, el gobierno está  beneficiando a sus hurreros, amantes y compadres en los puestos con jugosos sueldos. Mientras estamos “vyrochukeando”, los empresarios de transporte público (con chatarras de los años 70’ y 80’) se están llenando los bolsillos con un servicio deficiente, vergonzoso e indignante. Vyrochukeamos desde un colectivo destartalado, sin asientos, sin piso, sin ventanillas; desde un bus que llueve más adentro que afuera y nos deja a medio camino en plena hora pico. Sí, nos jactamos por nuestro cien’i para no salir a protestar y exigir el servicio que merecemos como personas, como aportantes, como moradores de una de las ciudades más productivas del país. “Divide y vencerás”, decía Sun Tzu, eso hacen los corruptos con nosotros, nos dividen por colores, por ciudades, por departamentos, hasta por un cien’i y nos están ganando la batalla. Están ganándonos por goleadas mientras vos y yo somos vyrochúko creyéndonos mejores que los asuncenos, encarnacenos, que los argentinos, que los brasileños, cuando solo quedamos como unos idiotas con aires de grandeza.

Comments

Comentarios desde Facebook