“Mi mamá es el mejor papá”

4004

Perla Judith Benítez

En varios medios se hablaba de Orlando Colmán, jugador de la Sub 16 de Nacional que marcó un gol semanas atrás e hizo un peculiar festejo que llamó la atención de todos; levantó la remera de su equipo para exhibir la que tenía debajo con la frase: “Mi mamá es el mejor papá” (esto le valió una tarjeta amarilla) pero previamente habían quedado con el técnico y otros de sus compañeros en hacer esto. Sin otra intención mas que homenajear a su progenitora, le llamaron de la radio y emocionado dijo: “Nunca le conocí a mi papá, por eso le dediqué el gol a mi mamá. Ella es todo para mí y siempre está conmigo…” . Este relato trajo a mi mente la cantidad de niños como Orlando que existen en el país, y me vi a mí misma en ese homenaje, que también le habré dedicado a mi mamá en cada evento de la escuela, feliz de verla mi “mamá soltera” en primera fila muy emocionada siempre.
En nuestro país, la cifra de abandono infantil es alarmante, 1 de cada 10 niños nacidos no está reconocido, de 7.762.657 nacimientos en el sistema del Registro Civil, 717.454 no fueron reconocidos por su papá. En un solo año, en la Defensoría Pública se registraron 4.530 juicios por asistencia alimentaria. Esto sin mencionar que miles de valientes mujeres asumen el sostenimiento sin ayuda del hombre ni recurren a instancias judiciales. Asimismo, algunos hombres asumen su rol de padre y crían solos a sus hijos, aunque para la sociedad es más común ver que las mujeres se hagan cargo, no hay que despreciar ni demeritar a estos hombres valerosos que lo hacen con gusto y sacrificio. Es lamentable que la justicia tenga que descontar del sueldo de los progenitores por obligación, por un acuerdo o lo que sea, puesto que es un derecho del niño, es deber del adulto darle lo básico para tener una vida digna. Es vergonzoso ver que la mujer esté socialmente obligada a parir un hijo y sostenerlo a costa de lo que sea y no se le ponga el mismo nivel de exigencia a los varones. Los niños no solamente sufren carencias económicas, sino también de afecto, un vacío que difícilmente sea llenado con extraños, con regalos o con una “mensualidad” de G. 350 a 500 mil. Además de dejar un mensaje de heroísmo hacia su madre, Orlando también está dejando un mensaje para vos que abandonaste a tu hijo, así te demuestra que ese niño al que por inmadurez o irresponsabilidad dejaste, está progresando, triunfando y destacándose en la sociedad. A pesar de la ausencia tuya y de las carencias propias de un país corrupto que empobrece a su población, está conquistando sus sueños. La planificación familiar es clave para evitar este tipo de situaciones. Es gratuita en los puestos de salud, aprovechémosla. Y no dejemos la educación sexual de lado. No hay nada que la educación no evite o no mejore, educar, educar y educar.

Comments

Comentarios desde Facebook