Pantalón roto

1923

Un dicho popular, hablado en guaraní, dice: si quieres dar gusto a la gente debes tener el pantalón roto.
La generación actual es la de los jóvenes de ayer que soñaban con un patria libre de opresión, que consolaba la conciencia con canciones libertarias, y que fuera la causa de muchos castigos y del miedo crónico que entorpeció su desarrollo cultural e intelectual. No olvidemos la presencia oportuna del Papa Francisco que dejó una hermosa lección, especialmente a los jóvenes para seguir adelante confiando en ellos mismos y “que hagan lío” si es necesario, para defender sus derechos y por primera vez se manifestaron reclamando “mejorar la enseñanza en los colegios”.
Por otra parte, los gobiernos que se sucedieron después de la caída de Stroessner, ignorando la llegada de los cambios, seguían con la misma costumbre corrupta, debilitando las instituciones con cuatreros insaciables. Y hoy estamos viendo cómo esos hombres viciados del ayer se están yendo, dando paso a la nueva generación que emerge para modelar el país de acuerdo a nuestros sueños y esperanzas que ayer fuera violada con mentiras y complicidad de los partidos políticos prebendarios y su lista “sábana”.
Y como nada es eterno ni infalible y gracias a la evolución natural, “aquel soñado futuro del Paraguay” ya se hizo presente y estamos disfrutando de sus logros, apenas cumplidos los 100 días de gobierno. Alejado de aquella desdichada contaminación estamos viendo cómo un líder con responsabilidad ejerce su liderazgo con mesura y firmeza. El Presidente, conoce lo dicho por John Maxwell: “Si crees que eres un líder y no tienes nadie siguiéndote, solo estás dando un paseo” y comenzó su gobierno rompiendo paradigmas y gracias a eso, las ratas están comenzando a abandonar el barco del Estado. Antes de esos 100 días de gobierno ya se inició el saneamiento del Congreso.
Tanto hemos deseado que nuestro líder haga lo correcto, que administre el poder de manera honesta y justa y no utilizarlo como herramienta de manipulación.
Todos sabemos que se hace lo que se controla y los hombres del presidente no lo ignoran y cada día vemos como se esfuerzan por lograr un buen desempeño, sabiendo que están a su vez controlados por la máxima autoridad: el pueblo y sus redes sociales y el periodismo de investigación.
Otra gestión del Presidente que aplaudimos fue la postura que asumió al “envolverse con el pueblo esteño”, apoyando la última instancia del control: la intervención de la Municipalidad de CDE. Para nuestra alegría estamos siendo testigos de que el Presidente está donde está el pueblo, no para cometer injusticia, sino para enfrentar la impunidad tan arraigada. Este cambio: que el Presidente se involucre a favor del pueblo “pese a quien le pese”, es un admirable paso y como lo dijo: Lao-tsé: “Un viaje de mil millas comienza con el primer paso”. Con estos inicios el Presidente no necesitará tener el pantalón roto para atraer un pueblo que lo admire y respete.

Dr. Abilio Obregón

Comments

Comentarios desde Facebook