US$ 150 millones en pérdidas

5028

Reportes de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP) indican que la sequía actual afectó a unas 250.000 hectáreas de plantaciones de soja en el Alto Paraná. Calculan una pérdida de aproximadamente US$ 150 millones a consecuencia.


El panorama no es nada alentador para los productores. Las plantaciones de soja tempranera fueron muy afectadas por la falta de lluvia en todo el Paraguay. Solo en el departamento, 250.000 hectáreas de soja se cultivaron en setiembre último y serán cosechadas en la primera semana de enero del 2019. Sin embargo, no se esperan buenos resultados, según los reportes. “La soja tempranera ya sufrió daños irreversibles. Por cada hectárea se esperaba sacar cerca de 3.000 kilos del grano, pero después de la sequía calculamos extraer solo 1.000 kilos por hectárea”, explicó el ingeniero Aurio Friggeto, presidente de la CAP a nivel regional.
Mencionó que la cotización actual de la soja es de US$ 300 por cada mil kilos. Con base en este dato, se calcula una pérdida aproximada de US$ 150 millones para los productores del Alto Paraná.
RIESGO
El profesional manifestó que ahora están en riesgo las demás 600.000 hectáreas de sojas cultivadas después de setiembre y que serán cosechadas más tarde.
“Estamos expectantes al clima. Necesitamos que llueva bien en esta etapa de crecimiento del grano para tener buena cosecha. Una semana más lo que podrían aguantar las plantaciones sin lluvias”, señaló.
Dijo que las pérdidas en la soja tempranera son muy cuantiosas y que la situación desestabiliza a los productores. Afirmó que necesitan tener buena rentabilidad en la soja tardía, para poder “sobrellevar” los perjuicios irremediables de está última sequía.
OTRAS PÉRDIDAS
El año 2018 está cerrando con pérdidas para los productores de la región. Las plantaciones de trigo sufrieron cuantiosos daños en el invierno último, por las heladas. Luego, en setiembre y octubre, las hectáreas de maíz fueron afectadas, en ese caso, por las intensas lluvias que se registraron durante esos dos meses.
“Lastimosamente, los productores no tenemos muchas alternativas más que pedir a Dios buen clima para cada plantación. Ahora esperamos que llueva, y salvar los cultivos que quedan”, agregó el ingeniero Friggeto.

Comments

Comentarios desde Facebook