Sandra miente

10031

La intendenta de Ciudad del Este, Sandra McLeod de Zacarías, miente compulsivamente. Se llena la boca con palabras como “amor”, “honestidad”, “orgullo”, pero no hace otra cosa que burlarse de la gente.
Esta semana, acusó a la interventora Carolina Llanes, de convertir la municipalidad en un campo de concentración. ¿Qué? Recordemos que ella y su marido Javier Zacarías Irún, mantuvieron por 17 años a los funcionarios municipales bajo un régimen de esclavitud. Él desactivó todos los sindicatos y anuló el contrato colectivo de trabajo.
Actualmente, la comuna cuenta con una mínima cantidad de funcionarios permanentes, la mayoría son contratados. De los 2.000, 1.700 tienen contratos precarios, de escasos meses que se renuevan automáticamente o cesan cuando al intendente de turno se le antoja. Esta situación fue denunciada por varios exfuncionarios en la mesa habilitada por organizaciones sociales en la Junta Municipal. Hay personas que han muerto sin percibir la indemnización que les correspondía. Personas de escasos recursos son utilizadas como carne de cañón en una guerra por el poder político y económico de la segunda ciudad más importante del país.
Sandra se jacta de haber luchado contra la dictadura y se declara perseguida política. Sin embargo, hay personas que quedaron sin trabajo o tienen bienes embargados por manifestar su oposición al clan Zacarías. Las denuncias salen a la luz.
Su eslogan es “el amor todo lo puede”, en alusión a su “amor” por los más necesitados. Sin embargo, lo que realmente hace es aprovecharse de la miseria de la gente en esta ciudad desigual, para promocionar su figura política con publicidad pagada con dinero público.
Sandra miente al igual que su familia y allegados. Lo que no se dan cuenta es, que cada vez menos gente les cree.

Por Sofía Masi

Comments

Comentarios desde Facebook