Un año ciudadano

812

El 2018 fue un año muy agitado para el Paraguay, con el cambio de gobierno; muchas manifestaciones ciudadanas contra políticos corruptos y los reclamos de transparencia, entre otros, fueron la constante, en este año que termina. Fue un año en el que vimos a la ciudadanía a tomar la posta de varios temas de interés común y hubo un acompañamiento intenso de los temas de la agenda nacional. Ya muchas personas salió del modo “simple plagueo” para pasar a la acción; no solo manifestaciones, sino denuncias formales y golpeando puertas y exigiendo respuestas.
Si bien todavía muchos permanecen indolentes e indiferentes a los múltiples problemas sociales, hubo una movilización importante y es un comienzo significativo para pasar de ser una sociedad anestesiada hacia una sociedad inquieta, que reclama y exige de sus autoridades un buen manejo de las cosas públicas.
Se sembraron las semillas de la disconformidad, el despertar ciudadano, la conciencia de exigir un país mejor y es de esperar que en el próximo año comencemos a cosechar el fruto de estas acciones. Es solo un comienzo, pues se debe afianzar y fortalecer todo lo que se sembró. No podemos bajar la guardia porque queda mucho por hacer: limpiar el país de políticos inescrupulosos, generar conciencia contra la corrupción, contar con una justicia confiable, entre otros.
Hay muy buena perspectiva de cambios, como la posible renovación de la Corte Suprema de Justicia, el resultado de la intervención de la Municipalidad de Ciudad del Este, el desenlace de las imputaciones contra políticos corruptos. Son cuestiones que están encaminadas y dependen en gran medida de la presión ciudadana para que se obtengan buenos resultados. Sin embargo, la responsabilidad no es todo de la ciudadanía pues en parte importante depende de la voluntad política de las autoridades. Hasta ahora, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, ha demostrado acciones muy tibias sobre cuestiones sumamente sensible como la Justicia, la inseguridad y la transparencia. Si no se pone mano dura ante estos problemas será muy difícil lograr los cambios que necesitamos.
Cerramos un año productivo en materia de acción y participación ciudadana. Siempre que haya movimiento es alentador, pues significa que se pueden producir cambios importantes. Lo preocupante sería que nadie diga nada mientras el país se hunde. Esperemos que lo que se inició y se logró en el 2018 se perfeccionen en el nuevo año. De nuestra parte en nuestro trabajo como periodistas asumimos también el compromiso de acompañar todo proceso que apunte hacia el bienestar de la sociedad paraguaya. Brindamos por un 2019 de grandes logros, de grandes cambios que nos permitan vivir en un país mejor.

Comments

Comentarios desde Facebook