Salud mental, otra materia pendiente

2261
Perla Benítez.

Si a salud pública nos referimos, el Estado está aplazado. No existe un solo gobernante que use los servicios de salud pública, ¿por qué? ¿si ellos son los que los diseñan, promueven y destinan las sumas irrisorias a la cartera de Salud? Mientras en los hospitales públicos el pueblo perece en la espera de una cama de terapia intensiva, ellos gozan de un seguro vip, que ese mismo pueblo moribundo y hambriento les provee.
Durante décadas se ha creído que acudir a un psicólogo o psiquiatra era signo de locura. Hasta hoy , compatriotas ponen cara de asombro o pavor al recomendársele una terapia psicológica o que por cuestiones neurológicas sean derivadas a psiquiatría, algunos hasta abandonan el tratamiento por sentirse ofendidos o para no “parecer un loco” . Y way! si se le recomienda a su hijo un apoyo psicopedagógico. Las consecuencias de esa mentalidad se ven en la actitud y en los arrebatos, rabietas, violencia, depresión, asesinatos y suicidios.

El Estado debería promover al igual que la salud física, la priorización de la salud mental en el país, ya desde la edad escolar proveyendo un psicólogo a cada institución por ciclo. Y en la adolescencia, junto con la educación sexual, se debería dar asistencia psicológica para una correcta canalización de los sentimientos, frustraciones y curiosidad. Así criaríamos una generación con gente más sana, mejor asesorada, con una salud integral, porque de nada sirve tener un cuerpo bello, esbelto y saludable pero la mente enferma. O que seamos físicamente atractivos pero inseguros, depresivos y con secuelas de violencia, traumas o dolor nunca superados. Pero ¿cómo una persona sin ingresos, que pasa una crisis, va a acudir si tiene que pagar? ¿Cómo una madre que recién parió va a salir a buscar un profesional privado cuando que el hospital debería de proveerle? ¿Cómo padres que recién perdieron un hijo van a saber cómo lidiar con su depresión, si el hospital carece de asistencia psicológica para esos casos?
El Estado debería estar alarmado por la cantidad de violencia familiar, homicidios, suicidios, etc. que se dan en nuestro país y brindar salud integral, con todas las letras.

Comments

Comentarios desde Facebook