Humillante servicio

1264

Los asegurados del Instituto de Previsión Social (IPS) de Ciudad del Este padecen todo tipo de odisea para recibir atención médica. Las quejas frecuentes no tuvieron solución pese a que se invirtieron millones en un nuevo y moderno edificio. Los problemas de siempre, como la excesiva demora para conseguir turnos de consultas, la falta de médicos suficientes en urgencias, la avería constante de equipos médicos y la escasez de medicamentos son solo algunas de las falencias que nunca tuvieron solución.

Para una consulta médica los asegurados tienen dos opciones: marcar vía teléfono para dentro de varias semanas o acudir a las 8 de la noche a formar fila para que al día siguiente puedan acceder a una consulta. Los números se distribuyen a las 06:00 del día siguiente para una atención que se cumplirá varias horas después. Los que llegan de madrugada, muchas veces, quedan varias horas en la fila y cuando se acercan a la ventanilla se les dice que ya no cuentan con turnos disponibles. Es decir, deben formar fila con casi 24 horas de anticipación para segurar una simple consulta médica o no logran ser atendidos.

Otra queja frecuente es la falta de equipos médicos o la frecuente avería de los mismos. Actualmente el único tomógrafo está averiado desde hace dos semanas. Los asegurados pese que aportan por años deben recurrir a sanatorios privados para hacerse los costosos estudios. En todo caso son derivados a hospitales públicos de la zona a fin de dar una solución parche a la falta de equipos. Igualmente con frecuencia carecen de insumos y medicamentos.

Es lamentable la atención que reciben los asegurados, considerando el alto costo que representa para los mismos, aportar por un seguro médico obsoleto e inservible, pues cuando más necesitan no reciben la debida asistencia. No se debe olvidar el maltrato que reciben cada vez que hacen los reclamos o la atención deficiente, pues muchas veces incluso niegan atención a enfermos que acuden de urgencias.

Todas la falencias de la previsional necesitan de una solución definitiva y de esa manera dar respuestas a miles de compatriotas que están pagando por un servicio pobre. Los asegurados merecen un trato mejor y es muy injusto que sean humillados de esta manera, cada vez que acuden en busca de atención médica.
No se puede seguir recaudando millones en concepto de un seguro obligatorio a cambio de ofrecer un servicio precario, inservible y obsoleto. Si la finalidad del IPS es brindar atención médica se debe articular los mecanismos para que realmente los asegurados reciban la atención que se merecen. Se debe acabar con el padecimiento de miles compatriotas que están obligados a pagar por un seguro que no les sirve.

Comments

Comentarios desde Facebook