Sin retroceso

1017

La intervención de la Municipalidad de Ciudad del Este entra ahora en una nueva fase, pues el sábado último el informe fue entregado al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, por la interventora Carolina Llanes. A pesar de las amenazas y los reiterados intentos protagonizados por los Zacarías, de incidentar, interrumpir y hacer fracasar la intervención, el proceso de revisión de las gestiones de Sandra McLeod llegó a su término. Ahora la cuestión pasa a manos del Ejecutivo y luego de Diputados.
En todo el tiempo que duró la intervención, 60 días corridos, los intentos por frenar el trámite no recibieron el apoyo de la ciudadanía, lo que refleja que la gente está a favor de la transparencia de los manejos de esta ciudad. Al contrario, el equipo interventor recibió apoyo de todos los sectores, que colaboraron con denuncias y documentos sobre las irregularidades. Además de los puntos denunciados para solicitar la intervención se detectaron decenas de otras anomalías, según trascendió.
Tampoco tuvo éxito ni apoyo la intención de meterle por la ventana al concejal Celso Miranda, alias Kelembu, para ponerlo en el cargo de intendente. Al contrario, las mismas personas que apoyaban su lucha contra el clan Zacarías le demostraron su absoluto rechazo. Gracias a eso el perverso pacto con Kelembu no tuvo cabida.
Otra demostración de cansancio de la ciudadanía fue la participación de gran cantidad de artistas locales en los festivales diarios en honor a San Blas y el 62 aniversario de fundación de Ciudad del Este. Muchos de ellos participaron por primera vez, otros lo hicieron incluso ad honoren. Son talentos que siempre fueron marginados de tan significativo evento. Igualmente empresarios, pioneros y otros referentes aportaron su granito de arena para las celebraciones que tuvo nulo apoyo de la comuna en cuanto a recursos.
El mensaje que deja los acontecimientos en los dos últimos meses en esta ciudad es que no hay vuelta atrás en el proceso de transparencia de la administración pública del municipio. Ya no se va a permitir a nadie seguir burlándose de la gente, sin importar de quién se trata. La gente ya no quiere ni va a permitir los arreglos entre cuatro paredes, los manejos turbios y a los políticos que quieran jugar al Maquiavelo, burlándose de la ciudadanía. Es hora de que dejen que la gente sea la que tome la posta y que dejen a la ciudad crecer, desarrollarse y que sobre todo se les dé participación a todos.
Ya no hay espacio para los manejos oscuros, las decisiones dictatoriales, los amedrentamientos ni las patotas rentadas con dinero público. Quienes no entiendan eso van a seguir golpeándose la cabeza contra la pared. El cansancio ciudadano llegó a su tope y está en alerta contra todo aquel que pretenda seguir con los vicios que se pretende desterrar.

Comments

Comentarios desde Facebook