Desidia motiva violencia en futsal

1452

Los hechos de violencia que se registraron el lunes pasado en el estadio municipal de Ciudad del Este desnudan la desidia dirigencial e inoperancia de la fuerzas del orden. Y hay impunidad para los autores.

En los partidos determinantes de futsal, los vándalos siempre estuvieron para justificar cualquier disgusto. Heridos y contusos son el saldo habitual cuando hay enfrentamientos. A pesar de los sucesos reiterados, la Federación Paraguaya de Fútbol de Salón, que encabeza Rolando Alarcón –su eterno presidente–, no adoptó políticas para paliar el mal. Martín Ota, su principal aliado, conoce a la perfección el problema. Entonces, la desidia los ganó, y luego aparecen con discursos que nada aportan para resolver la cuestión. Para recaudar, sí está la entidad, pero no trabaja en la prevención de problemas en partidos de grandes convocatorias, como es cuando juega la selección de Franco.

La responsabilidad es compartida por la Policía Nacional, cuyos agentes son parsimoniosos en estos casos. Con este panorama, el nacional comenzará el miércoles de la próxima semana en la capital del Alto Paraná.

Comments

Comentarios desde Facebook