Intereses mezquinos

976

Los concejales municipales de Ciudad del Este deberán reunirse esta mañana en una sesión extraordinaria para designar al intendente interino que se encargará de la administración del municipio. Este estará a cargo durante los tres meses en que duren los procesos electorales para elegir en comicios al reemplazante de Sandra McLeod de Zacarías (ANR, cartista), destituida del cargo por presuntos hechos de corrupción.

Nuevamente se anuncian movilizaciones de los dos grupos para hoy: por un lado, los opositores a las gestione de los Zacarías y por otro también se anuncia la movilización de sus adherentes. Es lo más bueno de la democracia que todos los sectores tengan el derecho y la garantía de expresarse a favor o en contra de una determinada cuestión de interés social. Solo los autócratas quieren una sociedad uniforme, conformista y sumisa. Es lo que pretendió durante todo este tiempo el grupo liderado por Javier Zacarías; eliminar todo tipo de disenso, a través de la cooptación, las amenazas y la intimidación.
Es absolutamente plausible, y a nadie debe sorprender que haya una diversidad de postura sobre la cuestión, más todavía en una ciudad donde convergen una diversidad de culturas y nacionalidades. Lo que el estado tiene que garantizar es que la ciudadanía pueda manifestarse libremente, y que los demás sigan realizando sus labores sin contratiempos. Al mismo tiempo también debe garantizar que los grupos antagónicos no tengan oportunidad de encontrarse, de modo a evitar cualquier conato de violencia. Es precisamente la apertura democrática y la pluralidad de voces, lo que permitió la caída del oprobioso clan, que usó la administración pública para sus intereses familiares y de grupos. La pluralidad de voces también permitió desenmascar a los sinvergüenzas de siempre que disfrazados de defensores de los intereses de la ciudadanía estaban buscando solamente el momento oportuno para asestar su golpe.

No obstante, más allá de las manifestaciones o de qué grupo grite más fuerte o tenga mayor nivel de convocatoria, ahora existe una urgencia de nombrar un administrador interino. A todas luces, el golpe perpetrado por los concejales zacariista quienes le utilizaron al concejal Celso Miranda y al sinuoso liberal Javier Bernal, es ilegal y bochornoso. Si estos concejales se mantienen en su postura solamente aumentarán la ira y el repudio de la ciudadanía. Un poco de cordura, que evidentemente es mucho pedir, para los concejales golpistas, sin embargo, podría hacer que la Junta Municipal vuelva a encaminarse y que la institucionalidad retorne a la administración municipal de Ciudad del Este.
Los concejales de Ciudad del Este están en este momento en una encrucijada, o apuestan a la institucionalidad y reencauzan la Junta Municipal, o que la Cámara de Diputados nombre un administrador, lo que dejaría en evidencia a los sinvergüenzas que no son capaces de renunciar a sus intereses personales por el bien de la ciudad.

Comments

Comentarios desde Facebook