A pesar de Kelembu, Arrom y Minotauro

4970
Jorge Alcaraz, Filósofo.

En China se encuentran instalando unas clínicas tipo cajeros automáticos, con ellas realizan chequeos médicos de un minuto mediante inteligencia artificial, emite receta y expide una medicación de su propio stock de manera instantánea. La empresa Space X, a finales del año pasado, con el cohete Falcón Heavy desarrolló la tecnología de propulsión necesaria para poblar Marte, en paralelo ya cuentan con las herramientas y técnicas necesarias para albergar vida humana en el planeta rojo. Food From Electricity es un proyecto llevado adelante por la Academia finlandesa mediante la cual, científicos desarrollaron una proteína del dióxido de carbono y electricidad, es decir, podrán hacer comidas prácticamente del aire. En la Universidad de Maryland de los EE.UU. crearon unos tejidos para ropas que cuentan con propiedades de variar su temperatura conforme sea necesario de manera a evitar un calor exagerado o una hipotermia. Ingenieros escoceses fabricaron garrafas sin plástico que se descompone sola en tres semanas y anticipan el fin de las basuras de PVC. En el Instituto Tecnológico de Massachusetts, científicos desarrollaron una manera de alimentar equipos electrónicos solo mediante el wifi, es decir, desechando el uso de las baterías.
La lista de descubrimientos y nuevas hazañas creadas por la civilización va en aumento considerable y las tendencias son más alentadoras aún. De igual manera, el efecto derrame o la globalización de estas innovaciones serán más rápidas de los que nos esperábamos, por lo que debemos de prepararnos para ver grandes cambios en los próximos años.
Sin embargo, maravillarnos con estos prodigios es una tarea casi imposible. Nuestro día a día es consumido por cuestiones básicas que no podemos superar. El debate nacional pasa por KELEMBU, MINOTAURO y ARROM, y la próxima semana otros nombres pero con los mismos problemas. Estancados solo en este debate, poco o nada avanzaremos como sociedad. En ese sentido, es bueno hacer un ejercicio mental, respirar profundo y salir de nuestras rutinas y problemas diarios, y por un momento parar de mirar el árbol para contemplar el bosque. Es justo, necesario y motivador. El futuro es apasionante, a pesar de todo.

Comments

Comentarios desde Facebook