Taiwán rebate declaraciones

5815

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán (MOFA, por sus siglas en inglés), a través de un comunicado, rebatió las declaraciones del presidente de la República Popular de China, Xi Jinping. El pasado 2 de enero, el presidente Jinping pronunció un discurso para conmemorar el 40° aniversario del “Mensaje a los Compatriotas de Taiwán”. El comunicado refiere que del contenido de la intervención se puede destacar varios puntos como por ejemplo:

El intento de destruir la República de China, en contra de la voluntad de los taiwaneses China quiere imponer el principio de “un país, dos sistemas”, acelerando la unificación forzosa.
Agrega que con el rechazo de la legitimidad del Gobierno de Taiwán, soslayando el Gobierno democráticamente elegido, se quiere negociar directamente con los partidos políticos de Taiwán.

En otro de los puntos habla de la amenaza del uso de la fuerza contra Taiwán, al no comprometerse a renunciar al uso de la fuerza y reservarse la opción de tomar todas las medidas necesarias para conseguir la unificación forzosa, “China pone en riesgo la estabilidad regional”, menciona.

“La advertencia de que no tolerará la injerencia extranjera, con la falsa afirmación de que Taiwán es parte de China, China procura hacer del problema de Taiwán una cuestión de carácter doméstico”, indica el escrito.

El ministerio expresa que las intenciones de China son “poner en el candelero la cuestión de Taiwán para distraer de los problemas nacionales”, “socavar la democracia de Taiwán mediante el poder afilado para lograr anexionarse Taiwán”, “cambiar el statu quo en la región del Indo-Pacífico”, y “obstaculizar la expansión de los valores universales de la democracia y los derechos humanos en China”.

Por tanto, Taiwán hace un llamamiento internacional a unirse en un esfuerzo colectivo para defender el sistema democrático y a oponerse a la intimidación militar china hacia Taiwán. También insta a reconocer la realidad de que Taiwán es una nación soberana e independiente y que no está sujeto a la jurisdicción, ni ha sido nunca parte de la República Popular China.

Por otra parte, llama a apoyar su participación internacional. “Taiwán es un miembro clave de la comunidad global. Sin embargo, la presión de China suponen una gran amenaza a la supervivencia de Taiwán y perjudican seriamente a la sociedad internacional”.

Comments

Comentarios desde Facebook