Renovar CDE

1027

Con la inscripción de la precandidatura de los candidatos a la intendencia de Ciudad del Este tenemos un panorama claro de qué opciones tendrán los electores en los comicios previsto para el 5 de mayo próximo. De la resulta de estas elecciones depende que la Municipalidad de Ciudad del Este sea sometido en un largo proceso de recuperación institucional, ya que durante casi 20 años fue ultrajado por una claque de sinvergüenzas. Lamentablemente el Partido Colorado ofrecerá nuevamente una penosa galería de candidatos a los electores. Una vez más, los colorados tendrán que elegir entre el menos peor de los postulantes.

Entre los nueves candidatos que se enfrentarán en las internas no se ve una propuesta renovadora. Nuevamente optaron por figuras gastadas y con nefastos antecedentes, como el concejal departamental Wilberto Cabañas, quien había sido denunciado por coima y durante todo el periodo anterior estuvo apañando las irregularidades de la administración de Justo Zacarías; la concejal Lilian González de Aguinagalde, quien cambia de bando político según sus intereses en juego; o el abogado Braulio Duarte, quien por varios años fue un elemento de los Zacarías. Otras opciones son Ulises Quintana, recluido por su supuesto vínculo con el narcotráfico y lavado de dinero, o Jaime Bolla, un aduanero considerado el recaudador de Elio Cabral, quien supuestamente se enriqueció en la Aduana del Puente de la Amistad. Los demás que completan el cuadro tampoco tienen méritos conocidos.

Es decir, no dieron ninguna oportunidad a las figuras jóvenes que pudieran significar algún cambio y nuevamente recurren a cuestionadas figuras con las cuales prometen mejorar la institución municipal.

El Partido Colorado tiene una deuda histórica con la capital del Alto Paraná. Administraron la ciudad desde su nacimiento y en las mejores épocas en cuanto a la llegada de turistas y movimiento económico, y lo único que lograron es que la región se caracterice por una pésima fama de ilegalidad y corrupción. Ahora cayó un nefasto clan que también tuvo el aval del Partido Colorado y que dejó una ciudad devastada.

Esta elección será fundamental para Ciudad del Este, pues puede marcar el inicio de una era mejor, con una administración más transparente, dejando de lado las prácticas absolutamente dictatoriales que impuso la familia Zacarías durante todos estos años, caracterizados por la falta de transparencia y sobre todo por la prepotencia y los abusos.

La ciudadanía esteña está reclamando una renovación en todos los sentidos pero principalmente en la forma de hacer política y por ende de manejar los recursos públicos. Una capital departamental con tantos recursos y posibilidades no puede seguir en manos de facinerosos y sinvergüenzas que lo único que buscan es dilapidar los recursos públicos.

Comments

Comentarios desde Facebook