Sumarios engañosos

784

La intendenta interina de la Municipalidad de Ciudad del Este, Perla Rodríguez de Cabral (ANR) dispuso la instrucción de sumario a varios funcionarios de la institución, sobre quienes pesan serias sospechas de corrupción. Son jefes y subjefes de Áreas, quienes habrían avalado un festival de malos manejos en la administración anterior y están también en la mira del Ministerio Público por la probable complicidad en varios ilícitos.

La exintendenta, Sandra McLeod de Zacarías (ANR-Cartista), quien fue destituida e imputada, también acostumbraba a disponer sumarios a los funcionarios. Lastimosamente estos eran solo para calmar las aguas, pues al poco día los trabajadores volvían a sus cargos o en otras dependencias y nunca se conocían los resultados de tales sumarios.

Cuando se denunciaba a los agentes de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) por coima, se les sumariaba, en teoría se les apartaba del cargo, pero al poco tiempo volvían a estar en sus puestos. Pese a que se presentaban pruebas como fotos y videos, estos agentes quedaron impunes tanto administrativa como penalmente. Lo mismo pasó cuando una niña murió tras sufrir una descarga eléctrica en una plaza pública con obras mal hechas, también dejó impune a los responsables de estafar a los contribuyente a través de la famosa caja 9, entre tantos otros casos.

Estos fueron apenas sumarios engañosos, pues nunca se dieron a conocer a la ciudadanía los resultados de estas supuestas indagaciones y muchos menos enviados al Ministerio Público para que se determinen la responsabilidad penal de los funcionarios. El resultado de estas terribles inoperancia es la impunidad que su vez se traduce en el fortalecimiento de la corrupción.

Estos graves y criminales errores fueron los que le llevaron a McLeod a su destitución y procesamiento. Articuló los mecanismos para formar la corrupción en todas sus formas y terminó saliendo por la ventana. Esto debería de servir de ejemplo a sus sucesores, pues la ciudadanía ya demostró que no está dispuesta a dejarse pisotear y someter como se hizo por mucho tiempo.
Si se quiere recuperar a la confianza ciudadana se debe empezar por la limpieza del personal, pues la maquinaria de la corrupción no podía haber funcionado sin la complacencia o la complicidad de los funcionarios. Estas estructuras corruptas permanecen intactas dentro de la institución.

Esperemos que esta serie de sumario ordenados por la intendente interina no terminen en el oparei y los responsables del robo a la ciudadanía reciban el castigo ejemplar. Acabar con la impunidad es la única manera de proteger los recursos públicos, pues mientras no haya castigos y sanciones, más políticos se animarán a echar mano a los bienes del pueblo.

Comments

Comentarios desde Facebook