Nefasto legajo de militares obliga a los senadores a abandonar sesión

2780

El senador Paraguayo Cubas detalló ayer, en la sesión de la Cámara, los nefastos antecedentes de militares que pidieron acuerdo constitucional para el ascenso. Sus colegas no resistieron las críticas y abandonaron la sesión.

Ayer se realizó la primera sesión ordinaria de la Cámara de Senadores, tras el largo receso parlamentario. La reunión ni siquiera concluyó pues quedó sin quorum cuando se trataba el acuerdo constitucional para oficiales generales, almirantes y oficiales superiores de las Fuerzas Armadas de la Nación.

Los senadores del Movimiento Colorado Añetete abandonaron la sala porque el senador Paraguayo Cubas accedió al legajo de los uniformados que buscaban el ascenso, solicitado por el presidente Mario Abdo Benítez, y que sacó a luz oscuros antecedentes de los aspirantes como vínculos con el narcotráfico y delitos comunes, sobrefacturaciones, preparación deficiente o violencia doméstica o entre camaradas.

Cubas criticó a las Fuerzas Militares por proveer el legajo de los aspirantes al ascenso recién a las 8:30 de ayer, fecha límite para el estudio de los ascensos. Por ello el legislador sostuvo que intentaron ocultar los antecedentes de los “protegidos” del ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia. “Hace dos meses pedimos estos informes y ahora responden. No hay más tiempo de mirar hoy. Por eso recurrimos a otras fuentes para acceder a estos informes”, explicó Payo.

Ante esta situación, pidió que se rechace y envíe al archivo las dos listas de militares que buscan ascensos.

El senador Enrique Riera apoyó la moción de Cubas y mientras defendía su postura, los legisladores de la bancada de Colorado Añetete, liderado por Abdo Benítez, abandonaron la sala de sesiones para dejarla sin quorum.

De esta manera el pedido de ascenso queda en comisión asesora del Senado para ser tratado en la próxima sesión.

OTRO INCIDENTE

La senadora María Eugenia Bajac pidió la palabra en la sesión de ayer “para rendir un homenaje a Dios”. Abrió la Biblia, leyó las escrituras y luego se puso a orar fervorosamente, generando molestia en su colega Paraguayo Cubas. “Cállese, Dios no tiene partido político”, gritó Cubas a su colega, generándose luego un debate sobre las prácticas religiosas dentro del recinto del Senado.

Comments

Comentarios desde Facebook