En alerta ante la reaparición de los caracoles africanos en CDE y Franco

5757

Ante las incesantes lluvias de las últimas semanas algunos barrios de CDE y Pdte. Franco reportaron la reaparición de los caracoles africanos. Estos moluscos pueden    transmitir enfermedades graves si están contagiados por bacterias.


La reaparición masiva de caracoles africanos en algunas zonas de Ciudad del Este y Presidente Franco pone en alerta a las autoridades sanitarias y a la población en general. Según los reportes hay caracoles en los barrios Santa Ana, Che La Reina, Área 2, San Antonio, Remansito entre otros sectores de la capital departamental.
Este molusco es portador del parásito “strongyloides stercorialis”, responsable de producir enfermedades como la meningitis, la bronquitis, la estrongiloidiasis, entre otros males, recordó la Dra. Lucía Jiménez, funcionaria del Ministerio de Salud Pública.

El año pasado se detectaron enfermedades transmitidas por el caracol en Colombia, Venezuela y Brasil. En Paraguay no hubo casos relacionados al caracol africano, pero de igual manera se advierte a tener en cuenta ciertas recomendaciones.

A estos moluscos les gusta la humedad y en las lluvias se reproducen rápidamente. Los animales están reapareciendo tras dos semanas de intensas precipitaciones en todo el departamento y el país.

RECOMENDACIONES
La recomendación es eliminarlos con salmuera y no tener contacto directo con los caracoles. Evitar el contacto con la baba, especialmente con ojos, nariz, boca y heridas. No utilizar el caracol como mascota o carnada. Sujetarlos con guantes de látex (de cocina o de uso quirúrgico), los cuales deben ser desechados una vez que se utilicen y depositarlos en una bolsa distinta a la de la basura tradicional. Si se llegan a romper, se debe lavar las manos con abundante agua y jabón y reforzar la limpieza con alcohol o gel antibacterial.
Las bolsas para la recolección deben ser de buen calibre y hacerles nudo para evitar que el molusco se salga.
En el caso de usar las del supermercado, que sean triples. Después de la recolección, se dispone cal viva con sal para inactivar los especímenes y ayudar al manejo de olores de los moluscos. La mezcla también se esparce en el terreno para evitar el desarrollo de posibles huevos, que en ocasiones no se ven. Por cada kilo de cal se utiliza 5 cucharadas de sal para un área de dos metros.

Comments

Comentarios desde Facebook