Más de mil voluntarios limpiaron el arroyo Ju’i Rupa de Hernandarias

1840

Por el Día Mundial del Agua, más de mil voluntarios de diferentes instituciones de Hernandarias limpiaron ayer los 8 Km de extensión del emblemático arroyo Ju’i Rupa. Se sacaron grandes cantidades de basuras y se trabajó en concienciación.


Más de mil voluntarios arrancaron ayer con los trabajos de limpieza del arroyo Ju’i Rupa desde muy temprano. Se habilitaron 10 puestos comandos, se utilizaron 6 camiones tumbas, miles de bolsas de basuras, guantes, rastrillos y otros insumos para sacar los residuos de todo el borde del afluente, que tendría unos 8 km de longitud. Además se usaron desmalezadoras y otras herramientas para despejar los alrededores del agua.
Participaron del trabajo intensivo funcionarios de la Municipalidad de Hernandarias, Itaipú Binacional, alumnos de los colegios Augusto Roa Bastos, Takuru Puku, Nuestra Señora de la Asunción y Niño Jesús. Se sumaron las escuelas Virgen del Rosario y San Ignacio. También apoyaron integrantes del Programa H2O Sonidos de la Tierra y otros grupos sociales de la localidad. Se adhirieron más de mil voluntarios en total.
BARRIOS AFECTADOS

El afluente, que pasa por los barrios San Ignacio, Fátima, Santo Domingo, San Lorenzo y Caacupemí de Hernandarias estaba rodeado de basuras de todo tipo y la situación incluso generaba peligro para los vecinos. En otras ocasiones se realizaron varias jornadas de limpiezas, pero por sectores. Sin embargo esta fue la primera vez que tantos voluntarios se sumaron a la campaña de limpieza con el lema “El Ju’i Rupa es nuestro”.
“La campaña no fue solamente para limpiar el arroyo, sino también para la concienciación de los que viven sobre la cuenca. La idea es reubicarles en algún momento a los que están de forma irregular, pero mientras tanto queremos que cuiden el cauce hídrico”, indicó el presidente de la Junta Municipal, Carlos Bergottini, quien encabezó el equipo de logística.

EMBLEMÁTICO
Ju’i Rupa es el arroyo más emblemático de la ciudad de Hernandarias. Según la historia, los primeros habitantes indígenas de la localidad, que al principio fue llamado “Natividad del Acaray” y luego “Takuru Puku”, se instalaron en las cercanías del afluente. Era el cauce más utilizado en el verano, pero poco a poco se fue contaminando. Anuncian otras mingas ambientales cerca del arroyo.

Comments

Comentarios desde Facebook