El show antidroga

La información publicadas por los medios señala tras 12 días de tareas intensas culminó el operativo “Nueva Alianza XVIII”, que permitió la eliminación de 338 hectáreas de plantación de marihuana, distribuidas en 153 parcelas, producción que de llegar a la etapa de cosecha, equivaldría a unas 1.014 toneladas de la hierba. Agrega que durante el operativo se incautaron unos 116.000 kilos de marihuana, lista para la venta y 1.817 gramos de semillas de la misma droga.
El operativo se desarrolló en varios distritos del departamento de Amambay donde campea el tráfico de drogas y se afianzan los grupos criminales ligados al narcotráfico.
Según la misma información, Nueva Alianza es un operativo conjunto con la Policía Federal del Brasil, en el marco del acuerdo de cooperación para combatir al narcotráfico a nivel regional. Y aunque resulte sorprendente, durante el operativo, que pretenden presentar como exitoso, no se realizó ninguna detención. No hay un solo detenido, tras 12 días de operativos!
Es la misma historia de siempre. Este tipo de acciones se realizan solamente para la exhibición y engañar a la opinión pública. No existe un deseo real de combatir el narcotráfico ni de parte de las autoridades brasileñas ni mucho menos de las paraguayas, porque los grandes jefes del narcotráfico tienen protección en las más altas esferas y el negocio rinde sus dividendo a los protectores.
Se sabe que existen regiones en nuestro país, donde el cultivo de la marihuana es una actividad normal, que cuenta con la protección de los policías de la zona. Fue un escándalo en su momento la disputa de jefes policiales del Alto Paraná por trabajar en la zona de Itakyry, donde los narcotraficantes pagan sumas millonarias a los policías por protección. No puede prosperar tanto la producción de la droga, si los patrones no tienen la protección de las autoridades.
Es una realidad que los mayores jefes y padrinos del narcotráfico se encuentran en territorio brasileño. Los paraguayos que están ligados al negocio actúan solamente como peones de aquellos padrinos. Entonces el combate debería ser más de inteligencia para dar con quienes financian la producción y no exhibir a microtraficantes y mulas, mientras los grandes narcos están negociando poder y protección con los políticos para financiarles su campañas.
Esta semana terminó el operativo, donde se realizó un gran despliegue de hombres y equipos para la destrucción de los cultivos y las drogas ya cosechadas. Esto puede significar de hecho una perdida millonaria para los traficantes, pero éstos estarán tranquilos, desde sus mansiones, mirando el show del combate antidroga por la televisión.
Es de esperar que el próximo operativo “Nueva Alianza XIX” ya complete el espectáculo con la detención de algún protagonista, pero que éste no sea el miserable cultivador o el pobre mula transportador.

Facebook Comentarios