Por orden judicial no se puede tocar dinero de la Municipalidad de CDE

1684

 Mediante un recurso de amparo, el intendente electo, Miguel Prieto, logró que  se detengan todos los pagos o desembolsos por parte de la Municipalidad de Ciudad del Este. La orden judicial fue firmada por el juez Amílcar Marecos. Supuestamente había intención de vaciar las cuentas bancarias.
El juez Amílcar Marecos hizo lugar a este pedido, emitiendo un oficio al gerente del Banco Continental para ordenar que se paralice de manera inmediata los desembolsos de dinero y el pago de cheques que provengan de las cuentas pertenecientes a la Comuna esteña, como una medida preventiva.
Esta acción se llevó a cabo luego de que Prieto, junto con la abogada Yolanda Paredes, se constituyeran en uno de los bancos donde se encuentra el dinero de la Comuna y detectara que se estaban extrayendo grandes sumas de dinero, días antes de que asuma la intendencia.
Paredes comentó que los encargados de los bancos estaban muy preocupados, pero no podían evitar el pago si no tenían orden judicial.

“Cuando llegamos al banco encontramos a muchos hurreros, en la entidad bancaria, ya haciendo fila con su cheque en mano“, manifestó la abogada.
El intendente electo dijo que, según el informe preliminar, alguien pidió al banco que tenga listo en efectivo, para la fecha, el monto de G. 2.500 millones. Anunció que no dejarán impunes a las personas que en días previos estuvieron retirando grandes sumas de dinero de la Comuna supuestamente destinadas a comisiones vecinales.
Supuestamente ayer, en una sesión ordinaria iban a ser tratados los pedidos de ampliaciones presupuestarias de unos G. 5 mil millones que ingresaron a la Junta Municipal.
Además supuestamente hubo intenciones de pasar al cuadro permanente a unos 300 funcionarios municipales.
Ante esta posibilidad, Paredes convocó a la gente y fueron hasta la junta, allí también se congregaron los trabajadores que supuestamente quería cobrar salarios y se desató una pelea. En medio del conflicto alguien tiró gas lacromógeno en la sala de sesión y la reunión fue suspendida. La concejal Lilian de Aguinagalde responsabilizó a Miguel Prieto.

Comments

Comentarios desde Facebook